Vecinos de Argamasilla de Alba, Tomelloso y La Solana se han unido a la concentración de transportistas en Argamasilla, una manifestación que ha estado acompañada de representantes del sector agrícola, ganadero y del comercio local. De hecho, como muestra de unión entre los sectores, durante la tarde de este miércoles han cerrado todos los establecimientos de hostelería y comercios de la localidad.

José Ángel Carretero Pardo, representante de la Plataforma en Defensa del Transporte en la provincia de Ciudad Real, ha mostrado su rechazo a la subida del precio de los combustibles, la energía eléctrica y la cesta de la compra. Para Carretero, el denominador común que une a todos los sectores de la manifestación es que “nuestro trabajo y nuestro producto no están valorados”.

Desde el sector del transporte, afirman que han llegado a “un punto de no retorno, una situación insostenible”, ya que les imponen precios que no son rentables para sus negocios. Mientras tanto, denuncian que los sectores logísticos son quienes se llevan la rentabilidad. “Cuando hacemos la compra, hay un precio que para nada corresponde a lo que han pagado a quien lo produce o lo transporta”, ha afirmado Carretero.

Lo mismo sucede con el sector eléctrico, donde las empresas se llevan “beneficios millonarios” mientras otras personas “no se pueden calentar o sus negocios no salen a flote”. Ante esto, la Plataforma pide que una regularización por parte del gobierno.

En cuanto a los parones de estos días, también han solicitado “comprensión a los sectores por entorpecer su funcionamiento”, ya que son los transportistas los primeros que quieren que todo vuelva a la normalidad, pero no a cualquier precio.

A la manifestación también han acudido representantes de agricultores y ganaderos de la localidad, como es el caso de Cristina Valverde, quien recuerda que “si cae uno, caemos todos”. Asimismo, ha puesto en valor que la agricultura y la ganadería son sectores primordiales y, aún así, son los que más se ven afectados.

Por su parte, Juan Carlos Trujillo, en representación del tejido empresarial local, ha denunciado que los negocios se están quedando sin rentabilidad, y “ya no vale con subir los precios porque la gente no se lo puede permitir”. Bajo la visión de Trujillo, esta realidad podría hacer desaparecer la hostelería, los bares, las tiendas o a los autónomos en un sistema en el que todos desean ser funcionarios o trabajar para grandes empresas.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí