Castilla-La Mancha registró un déficit de 67 millones de euros en el mes de marzo de 2022, lo que supone un 0,15% del PIB, según los datos facilitados por el Ministerio de Hacienda.

A nivel nacional, el déficit del conjunto de las administraciones públicas, excluida la ayuda financiera, se situó en 4.412 millones de euros hasta marzo, lo que supone restar 16.048 millones a la cifra registrada un año antes, un 78,4% menos, por lo que desciende al 0,34% del PIB.

En lo que respecta al déficit del Estado hasta el mes de abril, el dato se sitúa en el 0,5% del PIB, frente al 1,68% existente en el mismo periodo de 2021. De esta forma, el déficit se sitúa en 6.553 millones, lo que supone un descenso del 67,6% respecto a los 20.249 millones del mismo periodo del ejercicio anterior.

Este resultado se debe, según Hacienda, a un «sólido» incremento de los ingresos no financieros del 16,7%, frente al comportamiento de los gastos, que decrecen a un ritmo del 4%.

«La evolución hasta abril muestra que el déficit del Estado continúa la senda descendente iniciada en 2021 como consecuencia de la reactivación económica y la creación de empleo impulsadas por el avance del proceso de vacunación», ha destacado el Ministerio que encabeza María Jesús Montero.

LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL AGLUTINA LA MAYOR PARTE DEL DÉFICIT PÚBLICO

En cuanto al déficit público hasta marzo, el de la Administración Central aglutinó la mayor parte, con 3.525 millones, el 0,27% del PIB, y dentro de este, el déficit del Estado se redujo a la cifra de 5.143 millones, lo que equivale al 0,39% en términos de PIB. Por su parte, los Organismos de la Administración Central registran hasta marzo de 2022 un superávit de 1.618 millones, frente al déficit de 259 millones de un año antes.

De su lado, la administración regional registró un superávit en el primer trimestre de 220 millones, lo que equivale al 0,02% del PIB, frente al déficit de 3.416 millones de un año antes. Este resultado obedece a un ligero aumento de los gastos del 2,5%, frente a los ingresos que crecen a un mayor ritmo, del 11%.

En cuanto a los Fondos de Seguridad Social, los datos apuntan a que se ha registrado hasta el tercer mes de 2022 un déficit de 1.107 millones y se ha situado en el 0,08% del PIB, lo que representa un descenso del 847,8% respecto a marzo de 2021. Este comportamiento es consecuencia de una leve disminución de los ingresos del 0,1% -destaca el buen comportamiento de las cotizaciones con un crecimiento del 4,7%- frente al descenso registrado en los gastos de un 2,2%.

CRECEN UN 16,7% LOS RECURSOS DE IMPUESTOS

En lo referente a los datos del déficit del Estado hasta abril, el mejor resultado se debe a un significativo incremento de los ingresos no financieros del 16,7%, frente al comportamiento de los gastos, que caen un 4%.

En concreto, los recursos no financieros se sitúan en 72.617 millones, lo que supone un 16,7% más respecto al mismo periodo de 2021, situándose los impuestos en 62.638 millones de euros -el 86,3% del total de los recursos- y crecen un 16,7% respecto al mismo periodo de 2021.

Los impuestos sobre la producción y las importaciones aumentan un 16,9%. En concreto, los ingresos por IVA se elevan un 19,4%, mientras que los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio crecen un 18,6% debido al IRPF, que se incrementa un 29,2%. Por su parte, el Impuesto sobre la Renta de No Residentes se incrementa un 51,4%.

De su lado, las rentas de la propiedad disminuyen un 0,6% respecto a 2021 debido a que los ingresos por dividendos y otras rentas se incrementan un 21,1% hasta situarse en 1.124 millones. Este resultado es consecuencia, principalmente, del aumento en un 10,4% del ingreso a cuenta de los dividendos del Banco de España. Por su parte, los ingresos por intereses descienden un 24,8%.

LOS GASTOS CAEN

Por el lado de los gastos, los empleos no financieros del Estado se han situado en 79.170 millones, cifra inferior en un 4% a la registrada en los cuatro primeros meses de 2021.

La partida de mayor volumen son las transferencias entre administraciones públicas, con un peso del 59,2% sobre el total de empleos no financieros. En concreto, ascienden hasta el cuarto mes del año a 46.870 millones, cuantía que incluye la compensación del SII-IVA, hecha efectiva en el mes de marzo.

De su lado, la remuneración de asalariados crece un 4,1%. Esta rúbrica, que se sitúa en 6.034 millones, incorpora la subida salarial a funcionarios para este ejercicio del 2% frente a un incremento salarial del 0,9% en 2021.

Por último, destaca la formación bruta de capital fijo, que aumenta un 19,2% en 2022 hasta los 1.622 millones, mientras que las ayudas a la inversión y las otras transferencias de capital han ascendido en conjunto a 531 millones.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí