El impacto de la guerra en Ucrania, sobre todo el incremento de precios de los combustibles, ha llevado a BBVA Research a rebajar la previsión de crecimiento para 2022 y 2023 de todas las comunidades autónomas, entre ellas Castilla-La Mancha que crecerá un 3,5 % en 2022 y un 3,1 % en 2023.

El Observatorio Regional del BBVA correspondiente al segundo trimestre indica, por un lado, que las comunidades con una mayor intensidad de uso de la energía en su PIB y más dependientes de productos importados ven más reducida su previsión de crecimiento y son, en general, las que menos avanzarán en el bienio.

Son Aragón, Castilla y León, Cantabria, País Vasco, Galicia, Asturias, Navarra, La Rioja y Castilla-La Mancha.

Por otro lado, pese a que el turismo extranjero pueda verse afectado por un aumento en el coste del transporte, Canarias y Baleares se mantendrán como las comunidades con mayor crecimiento en ambos años, seguidas por Madrid y Cataluña, favorecidas también por ese factor y además por la actividad en servicios de mayor valor añadido.

Por su parte, Murcia, la Comunidad Valenciana, Andalucía y Extremadura sufrirán menos debido al menor peso de la energía en sus economías.

El resultado es que la nueva previsión apunta a un mayor crecimiento en 2022 de Canarias (8,7 %) y Baleares (7,1 %), que se reduce e invierte en 2023 (5 % en Baleares y 4,6 % en Canarias), seguidas en ambos ejercicios de Madrid (4,5 % y 4 %).

A continuación aparecen en la previsión para 2022 Andalucía, Cataluña, Extremadura (4,2 % en los tres casos) y Murcia (4,1 %), y ya por debajo de la media (4,1 %) la Comunidad Valenciana (3,9 %), Castilla-La Mancha (3,5 %), Asturias, Galicia, Navarra y La Rioja (3,4 %), Cantabria y País Vasco (3,3 %) y Aragón y Castilla y León (2,9 %).

De cara a 2023, tras las comunidades insulares y Madrid figuran Extremadura (3,6 %) en cuarta posición, por delante de Cataluña (3,5 %) y la Comunidad Valenciana (3,3 %), y por debajo de la media (3,3 %) Andalucía y Murcia (3,2 %), Castilla-La Mancha (3,1 %), Aragón y La Rioja (3 %), País Vasco (2,6 %), Navarra (2,5 %), Cantabria y Galicia (2,3 %), Castilla y León (2,1 %) y Asturias (2 %).

BBVA Research considera en su informe del segundo trimestre que las políticas públicas serán clave para minimizar los efectos de la guerra, que la caída del precio de la electricidad será importante y que, si no se produce un pacto de rentas, el desigual impacto de la inflación puede hacer que aumente la conflictividad social.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí