La vacunación contra la COVID-19 en embarazadas ha resultado ser más eficaz cuando se inocula la inyección en el tercer trimestre del embarazo, aunque también ha logrado buenos resultados, pero algo inferiores, si el ‘pinchazo’ se recibe al principio del embarazo o semanas antes de la gestación.

Así lo ha revelado una investigación del Centro Médico Weill Cornell (Nueva York), que se ha publicado en la revista ‘Obstetrics & Gynecology’. El estudio ha analizado los niveles de anticuerpos contra la proteína ‘spyke’ en la sangre de casi 1.400 mujeres embarazadas e y en la sangre del cordón umbilical de sus bebés.

Los investigadores han descubierto que los niveles de estos anticuerpos en el momento del parto tendían a ser más altos cuando el ciclo de vacunación inicial ocurrió en el tercer trimestre. Sin embargo, también encontraron que los niveles de anticuerpos en el momento del parto aún son comparativamente altos, y probablemente aún protegen, cuando la vacuna ocurre al principio del embarazo o incluso unas pocas semanas antes del embarazo, y una vacuna de refuerzo al final del embarazo puede hacer que esos niveles de anticuerpos sean mucho más altos.

«Las mujeres a menudo preguntan cuál es el mejor momento de vacunación para el bebé; nuestros datos sugieren que es ahora», ha comentado la profesora asistente de obstetricia y ginecología en Weill Cornell Medicine, Malavika Prabhu.

Todas las mujeres analizadas han sido vacunadas contra el SARS-CoV-2 durante el embarazo o seis semanas antes y dieron a luz después de 34 semanas o más de gestación. Así, la investigación ha revelado que los anticuerpos ‘anti spyke’ eran generalmente detectables en el momento del parto, en la sangre materna y del cordón umbilical, entre todas las mujeres completamente vacunadas, independientemente del momento de la primera dosis de la vacuna.

Entre las mujeres sin antecedentes de infección por SARS-CoV-2 que recibieron la vacuna de ARNm de Pfizer o Moderna en dos dosis, los niveles de anticuerpos en el momento del parto fueron más bajos después de la vacunación antes del embarazo o el primer trimestre y más altos después de la vacunación en el tercer trimestre; sin embargo, la diferencia no fue grande. No hubo diferencias significativas en los niveles de anticuerpos ‘anti spyke’ según el momento de la vacunación entre el número relativamente pequeño de mujeres que recibieron la vacuna de dosis única de Johnson and Johnson (J&J).

Entre las mujeres vacunadas que tenían antecedentes de infección por COVID-19, los niveles de anticuerpos de la proteína spyke en el momento del parto en la sangre materna y del cordón umbilical fueron moderadamente más altos en promedio, y mostraron una disminución aún menor con el momento de vacunación más temprano.

«El mensaje aquí es que puede vacunarse en cualquier momento durante el embarazo y es probable que sea beneficioso para usted y su bebé en el momento del nacimiento y, por supuesto, al vacunarse temprano se protegerá a usted y a su bebé durante todo el proceso del embarazo «, ha subrayado la primera autora de la investigación Yawei Jenny Yang , profesora asistente de patología y medicina de laboratorio en Weill Cornell Medicine.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí