El Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares ha celebrado este viernes los 50 años de actividad desde que se pusiera en marcha, en 1972, como primer hospital comarcal que se construyó en España.

Cinco décadas en las que ha dado vida, atendiendo el nacimiento de más de 22.000 ciudadanos y ciudadanas de toda la comarca que «han sido protagonistas del avance una sociedad que ha consolidado la autonomía de la región, la configuración del sistema del bienestar y la definición de la sanidad como un derecho universal y gratuito», según ha informado la Junta en nota de prensa.

Así lo ha destacado el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, durante al acto conmemorativo del 50 aniversario del Hospital Virgen de Altagracia, que hoy es un centro de referencia en atención hospitalaria para toda la Gerencia de Área Integrada de Manzanares de la que dependen más de 43.000 personas de la comarca.

Según ha recordado el consejero, este aniversario del Hospital de Manzanares coincide con «dos fechas muy señaladas», la de los 40 años del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha y también con las dos décadas de transferencias en materia sanitaria. Dos efemérides, ha dicho Fernández Sanz, que han sido la base del «avance y la transformación de nuestra región a nivel social, económico y que nos ha permitido gestionar nuestros recursos para consolidar el estado del bienestar que hoy tenemos».

En este contexto, el consejero ha destacado que la trayectoria del Hospital Virgen de Altagracia es símbolo «del sentimiento compartido en defensa de nuestra identidad, ejemplo de cohesión social y de lucha por garantizar el servicio público».

De esta forma ha recordado «cómo en la legislatura 2011-2015, el Gobierno regional del PP intentó privatizar la gestión del centro, y cómo el Ejecutivo de García-Page blindó su catalogación como público».

Bogas Bus

Para el responsable de las políticas de Sanidad en Castilla-La Mancha, «hay una gran diferencia entre la inversión que se produjo esa legislatura de 2011-2015 en esta área sanitaria, con más de 700.000 euros de inversión, frente a los más de siete millones de euros que se van a invertir desde la llegada de García-Page a la Presidencia del Gobierno regional, es decir diez veces más».

La perspectiva de futuro queda definida en el Plan de Salud Horizonte 2025, que «abre nuevas líneas de gestión de la Sanidad en nuestra región», ha dicho Fernández Sanz, y que sitúa a la Gerencia de Manzanares en un espacio de mejora tecnológica, con la incorporación de una nueva resonancia magnética en el hospital; además de la mejora de infraestructuras, con la construcción del nuevo Centro de Salud de Manzanares 2, cuyas obras podrían comenzar en el segundo trimestre de 2023.

Como ejemplo de las inversiones realizadas, Fernández Sanz ha destacado que «desde la realización de la obra del hospital onco-hematológico, en Manzanares hemos multiplicado por diez la actividad, hasta sobrepasar las 4.000 sesiones de tratamiento anual, incluso en periodo pandémico», de tal manera que salvo singularidades, se puede «asegurar que todo paciente que sufre una patología neoplásica recibe el tratamiento quimioterápico necesario en su propio hospital, cosa que no sucedía con anterioridad», ha añadido.

Fernández Sanz, que ha estado acompañado en este acto por la directora gerente del Sescam, Regina Leal, y el alcalde de Manzanares, Julián Nieva, ha cerrado el acto agradeciendo a los profesionales y ciudadanos que hayan entendido que «el cuidado de la salud de todas y todos pasa por potenciar la sanidad pública, como está ocurriendo durante los gobiernos de Emiliano García-Page»




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí