El presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, ha asistido esta mañana, en el Museo de la Merced, al acto de la firma del Protocolo para la Reordenación del Espacio en el que se Ubica el Hospital de Alarcos de la capital, una actuación contemplada en el Plan de Modernización Ciudad Real 2025 que ha retrasado la pandemia y la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Ha conferido especial importancia Caballero a este proyecto porque “va a suponer un cambio en Pío XII, de mejora de condiciones y también en relación con el valor residencial de las viviendas”. Y ha añadido que tiene un trasfondo urbanístico y social muy importante para los vecinos y vecinas porque afecta a un barrio que necesita mejorar su entorno y su realidad”.

Como representante de una institución implicada en esta ambiciosa iniciativa, altamente transformadora, ha intervenido Caballero, quien ha recordado que la intervención, que es de gran envergadura, es la última que se pone en marcha de las contempladas en el documento que presentaron el Ayuntamiento de Ciudad Real, la Junta y el Gobierno regional en enero de 2018.

Se aborda cinco años después porque, según ha dicho Caballero, “en la hoja de ruta no había ni una pandemia ni una guerra”. A pesar de ello, ha mostrado su confianza en que se cumplan los plazos administrativos y que en 2025 todo lo programado sea una realidad.

También ha mostrado su satisfacción por la firma de la cesión, sobre todo porque se ha logrado actuar sobre los mayores volúmenes en desuso que había en la capital, los hospitales del Carmen y de Alarcos, sin contar con el nuevo hospital y el campus universitario. Ha añadido que está en marcha “prácticamente todo”, en construcción, en licitación o a la espera de permisos, aunque ha matizado que queda por resolver alguna cuestión con el ministerio de Fomento.

El consejero de Hacienda, José Alfonso Ruiz Molina, ha sido el encargado de dar la bienvenida a los representantes de todas las administraciones que han formado parte de esta cesión y del proyecto, entre ellas la Diputación. Ruiz Molina ha afirmado que la firma de hoy supone una fase y que, a partir de aquí, llegará la más decisiva. Se ha tratado, ha dicho, de “dar solución a una infraestructura que esta en desuso desde 2005 y de demostrar la capacidad que tienen las administraciones para ponerse de acuerdo por los intereses de la ciudadanía”. Las tres tienen competencias que llevar a cabo y derechos que defender, y así, los trabajos de la Junta, el Ayuntamiento y la Diputación van a hacer posible una zona verde en Ciudad Real. O, como lo ha definido el consejero, “el pulmón verde” de la capital. En ese sentido, ha agradecido a la alcaldesa, a José Manuel Caballero y a García-Page el haber impulsado el proyecto.

Por su parte, Eva María Masías, ha remarcado la llegada de un día tan esperado, en torno a este histórico hospital “que pasará a dar espacios a los ciudadanos y adinamizar un emblemático barrio como es Pio XII”. Para la actual alcaldesa, es fundamental buscar el apoyo de administraciones como la de Caballero para colaborar y hacer avanzar a los ciudadanos.

Después ha intervenido Manuel Escrivá, ministro de la Seguridad Social, quien ha agradecido a las instituciones de la provincia su perseverancia para que esto ocurra y ha hablado de Ciudad Real como de un lugar “donde se sabe cuál es el mejor uso para un recurso”.

Picazo de Nova / TurboSeguros

Ha finalizado el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, haciendo un elogio al entendimiento entre administraciones e incluso entre partidos políticos con distinto signo, y ha resumido, asimismo, la evolución de la capital provincial de la mano de la Diputación y el Ayuntamiento.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí