El mes de marzo se despedirá con precipitaciones y el jueves llegará abril con un frente que traerá un tiempo más propio del invierno que de la primavera, con frío, heladas e incluso nevadas, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El portavoz de la AEMET Cayetano Torres ha pronosticado que este miércoles los intervalos de viento fuerte del oeste soplarán en el litoral cantábrico, el Estrecho y Alborán y la Península y Baleares seguirán bajo el paso de una borrasca atlántica que dejará precipitaciones dispersas que irán de oeste a este y que serán más abundantes en Cantábrico, Pirineos, Cataluña, Baleares, Sistemas Central e Ibérico y en el cuadrante sureste peninsular. Las más intensas y con tormentas ocasionales serán localmente fuertes en los litorales y en general irán remitiendo por el oeste.

Las precipitaciones serán en forma de nieve a partir de 1.600 a 2.000 metros en Pirineo y después desde los 1.300 a 1.600. En la Cantábrica occidental nevará desde 1.300 metros a 1.600 y al final del día desde 1.300 a 1.100 metros.

Este miércoles las temperaturas máximas descenderán en la mitad norte y en el este excepto en el medio y el bajo Ebro, donde las mínimas subirán y las heladas nocturnas serán débiles y dispersas y afectarán a Pirineos y Sierra Nevada.

Ya el jueves, 31 de marzo, los intervalos de viento fuerte soplarán en el litoral cantábrico, en el Estrecho y Alborán y del nordeste en el Ampurdán y bajo Ebro y llegarán las nevadas a Pirineos mientras las lluvias seguirán afectando al Cantábrico, a Pirineos, al sudeste peninsular y estarán acompañadas de tormentas ocasionales en Cataluña y Baleares y tenderán a remitir por el oeste.

Además, durante la segunda mitad del día llegará un frente atlántico con una masa de aire frío del norte, que dejará nubosidad y precipitaciones y afectará al Cantábrico, donde pueden ser localmente persistentes. Asimismo, las precipitaciones barrerán la Península de noreste a sudeste y afectarán a Galicia, a zonas de la meseta, a Andalucía y al nordeste peninsular.

El portavoz no espera que lleguen al extremo suroeste ni al área mediterránea, mientras en Canarias el día estará nuboso en el norte y podrán registrar alguna lluvia débil y local en las de mayor relieve. Las nevadas ese día aparecerán a partir de los 1.000 o 1.400 metros en las montañas del norte; desde 1.600 en el sistema Central y en el Ibérico y desde 1.200 en el Penibético.

Las temperaturas subirán ese día en el Mediterráneo y Canarias pero bajarán en el resto del país. De hecho, Torres destaca que las mínimas caerán de forma acusada en el interior peninsular y habrá heladas débiles en las montañas del centro y del norte, que serán localmente más intensas en Pirineos.

Con la llegada de abril el día 1 el frente atlántico abandonará la Península y tras él llegará un flujo de aire frío de componente norte en el área cantábrica, Pirineos, este de Cataluña y Baleares y se esperan cielos nubosos, cubiertos y con precipitaciones acompañadas de tormentas ocasionales que podrán ser localmente persistentes en el Cantábrico y Pirineos, en el tercio norte, en los sistemas Central, Ibérico y en la Penibética. En Canarias, los cielos estarán nubosos en el norte de las islas y habrá alguna lluvia débil y algún chubasco ocasional en las islas de mayor relieve y con abundantes nubes altas.

La cota de nieve bajará ese día notablemente y se espera nieve en buena parte de la mitad norte desde los 600 metros e incluso desde 400 metros, aunque las nevadas más copiosas se esperan solamente en la Cantábrica oriental y en Pirineos. No obstante, no descarta nieve en el litoral Cantábrico o en el nordeste de Cataluña, así como en el interior de Galicai y en el medio y bajo Ebro. En Baleares las precipitaciones serán de nieve a partir de los 500 o 600 metros y no descarta brumas o nieblas matinales en las zonas de montaña.

MÁS FRÍO EL FIN DE SEMANA

El viernes las temperaturas volverán a bajar en la Península y en Baleares y lo harán de forma más acusada en la mitad norte y de manera notable en el nordeste. Así, prevé que se alcanzarán valores anormalmente bajos para la fecha, con heladas de cierta intensidad en Pirineos y más débiles en la meseta norte y otras montañas del norte, centro y sudeste.

En Canarias soplarán vientos del norte o noroeste fuertes en el Cantábrico oriental, Baleares y cuadrante noroeste y también soplarán vientos de poniente fuertes en el Estrecho y Alborán. Ese día las temperaturas más destacables serán los 18 grados centígrados (ºC) en Alicante; 15ºC en Barcelona; 13ºC en Cáceres; 10 en San Sebastián; 20ºC en Huelva; 12ºC en Lérida; 13ºC en Orense; 22ºC en Santa Cruz de Tenerife y 20ºC en Sevilla.

De nuevo el sábado llegará otra entrada de aire frío del norte o del noroeste pero algo más atenuada que la de días anteriores. En el extremo norte peninsular habrá cielos nubosos y precipitaciones y continuará nevando en la cordillera Cantábrica y en Pirineos en cotas inferiores a 1.000 metros, aunque serán más débiles que en los días anteriores. Respecto a las temperaturas, espera pocos cambios, pero con máximas que seguirán bajando y las heladas débiles afectarán a buena parte de la mitad norte peninsular y al interior del cuadrante sureste.

El portavoz no descarta que una nueva borrasca atlántica se aproxime por el oeste y deje cielos nubosos con algunas precipitaciones en las islas más occidentales de Canarias y vientos flojos variables.

El domingo seguirá llegando aire frío del norte o noroeste y lloverá en el extremo norte peninsular, con un predominio de viento flojo variable y las nevadas afectarán a la cordillera cantábrica y Pirineos, pero más débiles que los días anteriores. En el resto del país predominarán los cielos poco nubosos o despejados. Las temperaturas mínimas volverán a bajar y las heladas débiles se extenderán a buena parte de la mitad norte peninsular y al interior del cuadrante sureste, más intensas en montaña.

Respecto a la próxima semana, Torres observa que hay varios escenarios posibles pero ve probable que una borrasca atlántica se aproxime al Golfo de Cádiz que dejará precipitaciones en el sur de la Península y no se descarta en otras zonas. La tendencia de las temperaturas «no está clara» pero prevé que se mantendrán por debajo de los valores normales para principios del mes de abril.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí