El mes de junio ha comenzado este miércoles con un mapa dividido en dos mitades en cuanto a lo meteorológico, ya que una borrasca atlántica dejará lluvias en el noroeste e inyectará aire atlántico fresco a buena parte del oeste de la Península y Canarias, mientras que a la mitad oriental y Baleares llegará un aire mucho más cálido, procedente de África, que elevará las temperaturas a valores superiores a los normales para la época, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Además, en la mitad oeste peninsular al calor se sumará la calima debida al polvo en suspensión de origen sahariano, y las tormentas vespertinas en zonas de montaña del interior peninsular.

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha destacado que el mes de mayo terminó este martes con lluvias en Galicia, Asturias y Canarias que dejaron hasta 25 litros por metro cuadrado y con temperaturas altas en toda la Península y Baleares, que pasaron de 30 grados centígrados (ºC) en amplias zonas del nordeste, el centro, el sur y en puntos de Mallorca e incluso rozaron los 35ºC en Málaga y Albacete.

De cara a los próximos días, señala que el jueves y el viernes serán similares a este miércoles cuando se registrarán chubascos en el este de Galicia y el Principado de Asturias y que podrían ser localmente fuertes y con tormentas que pueden sumar 15 litros por metro cuadrado en una hora. Asimismo, pronostica que siga en los próximos días el calor «intenso» en el valle del Ebro, sobre todo en Zaragoza donde podrán llegar a 36ºC; con altas temperaturas por encima de 34ºC en puntos del sureste de la Península y Mallorca.

Las lluvias el jueves y viernes afectarán al oeste de Galicia, a Asturias y a León, donde los chubascos podrán ser localmente intensos. El portavoz no descarta que pueda caer algún chubasco más en otros puntos del oeste de Castilla y León y que haya lluvias débiles el jueves en el oeste de Andalucía y Extremadura, así como en el resto de las comunidades cantábricas.

Durante estos días comenzarán a crecer las nubes de evolución a partir del mediodía en el interior de la Península que por la tarde podrán desembocar en chubascos tormentosos. Tampoco descarta el viernes algún chaparrón de «escasa importancia» en Baleares pero que podrá estar acompañado de barro, por la calima.

En cuanto a las temperaturas no prevé cambios notables sino que seguirá un ambiente cálido en la mitad oriental peninsular y Baleares, donde los termómetros estarán entre 5 y 10 grados centígrados por encima de lo habitual para la época y se superarán los 35ºC en puntos del Ebro y del sureste.

Al contrario, en el tercio oeste de la Península el mercurio se quedará entre 3 y 5ºC por debajo de lo habitual en estas zonas para la época del año, sobre todo en el oeste de Castilla y León y oeste de Extremadura. Por ejemplo, en Salamanca tendrán unos 25ºC y en Huelva, 24ºC.

En cuanto al fin de semana, Del Campo adelanta que las bajas presiones atlánticas se desplacen hacia las islas Británicas o el sur de Francia, mientras que el anticiclón de las Azores comenzará a entrar en cuña por la Península y estabilizará el tiempo en el centro y en la mitad sur peninsular.

La mayor inestabilidad se concentrará el sábado en el tercio norte, que tendrá chubascos localmente intensos en Galicia, Asturias y puntos de la provincia de León, con nubes de evolución diurna que provocarán chubascos tormentosos por la tarde y en otros puntos del norte y del este de la Península, además de en Pirineos, donde podrán ser localmente fuertes.

Finalmente, prevé que el domingo habrá un ambiente «más inestable todavía», con lluvias y chubascos en Galicia y comunidades cantábricas, pero menos intensos y frecuentes que en días anteriores, mientras que en el resto del país brillará el sol. El polvo en suspensión persistirá en las regiones mediterráneas y en Baleares y las temperaturas permanecerán sin grandes variaciones el sábado mientras que el domingo descenderán en el tercio norte y subirán en el sur, en el área mediterránea y en Baleares.

Durante el fin de semana, según el portavoz de la AEMET, las temperaturas más altas se darán en el archipiélago balear y en la mitad oriental de la Península y el ambiente más fresco estará en el extremo occidental. En concreto, señala que en Lugo, Oviedo u Orense tendrán en torno a 18 o 20ºC frente a Zaragoza, Sevilla, Córdoba, Málaga o Granada rondarán los 32ºC a 35ºC e incluso en Murcia, donde podrían llegar a 37ºC de máxima.

Sobre Canarias, el miércoles y el jueves puede haber algunos chubascos en las islas de mayor relieve, sobre todo en Tenerife y Gran Canaria y a partir del viernes y el fin de semana se restablecerá el régimen de vientos alisios con nubes en el norte de las islas más montañosas y alguna llovizna por allí. Las temperaturas bajarán este miércoles y subirán ligeramente la segunda mitad de la semana.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí