La Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno regional ha escolarizado ya a 83 niños ucranianos refugiados llegados a Castilla-La Mancha, de los que 19 lo han sido en la provincia de Ciudad Real.

Así lo ha confirmado en declaraciones a los medios de comunicación en Ciudad Real la consejera de Educación, Cultural y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, durante la inauguración de la exposición «40 años del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha».

Rodríguez ha manifestado que el proceso de escolarización de los niños refugiados en las cinco provincias de la región continúa con normalidad y, de hecho, ha comentado que este jueves se han escolarizado trece niños más que ayer, con lo que ya son 83 los escolarizados.

A este respecto, la consejera ha comentado que su departamento, coordinado con la Consejería de Bienestar Social y bajo la tutela del presidente regional, Emiliano García-Page, está dando «lo antes posible» respuesta a este problema con la escolarización inmediata de los niños.

Y, en este contexto, ha agradecido a todas las Unidades de Escolarización de las delegaciones provinciales de Educación y a los propios centros educativos el trabajo que están desarrollando.

«El objetivo es que la adaptación de estos jóvenes sea la mejor posible y que, dentro de un orden, vuelvan a la máxima normalidad», ha subrayado Rodríguez, quien ha agregado que, por este motivo, la Consejería está realizando «acopio de numerosos recursos, tanto de diccionarios como de guías, para trabajar con ellos».

La titular regional de Educación ha destacado que, en estos momentos iniciales, también es muy importante trabajar en el ámbito de lo emocional, de ahí que también se estén «adaptando y readaptando algunos materiales que tenemos en este área».

En este punto ha agradecido el trabajo de toda la comunidad educativa que está «muy comprometida con esta materia» y, aunque ha reconocido que es cierto que «ya tienen un bagaje de muchos y numerosos niños y niñas que llegan de otras zonas», en este caso no se olvida que éstos proceden de una zona en conflicto.

«Es una labor difícil porque su bagaje emocional puede dificultarles su día a día», ha observado consejera, que ha resaltado el papel que van a jugar los orientadores de los centros educativos de la región. 




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí