Castilla-La Mancha está pendiente de informes técnicos para decidir sobre la retirada del uso de las mascarillas en las aulas, pero considera que «si se dan las circunstancias», con prevención y gradualidad, estarían a favor de esa retirada «con condiciones».

Así lo ha señalado este viernes en rueda de prensa el director general de Salud Pública, Juan Camacho, que ha destacado que el entorno educativo se ha demostrado «repetidamente» como un entorno seguro y que la patología que sufren las personas de corta edad que en él conviven «es mucho menor».

Santiago Apóstol

De ahí que la región esté abordando desde el punto de vista técnico la adopción de una decisión sobre el uso de las mascarillas, en el sentido de ampliar las exenciones o eliminarlas en determinados supuestos, a imagen y semejanza de lo que ha sucedido en otros entornos de mayor riesgo y vulnerabilidad como las residencias de mayores, donde ya no es obligatorio su uso.

En este contexto, a preguntas de los medios por la próxima celebración del Carnaval y la recomendación sobre el uso de mascarilla durante esta fiesta, Camacho se ha remitido a las obligaciones de uso y excepciones establecidas en el Real Decreto de 8 de febrero.

«Si se está al aire libre en un desfile de Carnaval es como si estuviéramos en una carrera popular, donde los corredores van sin mascarilla», ha destacado, incidiendo en que en cualquier caso hay que guardar las distancias de seguridad «de manera razonable».

Otro tema que está encima de la mesa y del que se espera aportar una decisión «en los próximos días» es el relativo a los aislamientos y cuarentenas, y al modo de vigilancia de la pandemia, que se cambiará de forma similar al de la gripe, de tal manera que en vez de un control de casos estricto se harán muestras aleatorias de las personas que tienen patologías y se hará un estudio de la enfermedad en casos graves.

Sabores del Quijote

A once días de cumplirse dos años del primer caso de coronavirus detectado en Castilla-La Mancha, el director general de Salud Pública ha aportado datos de la sexta ola de COVID, cuyo pico «se alcanzó hace ya cuatro o cinco semanas» y que sitúan la Incidencia Acumulada en la región en 750 casos por 100.000 habitantes a 14 días y en 241 casos a siete días, según datos el Ministerio.

«La curva descendente en cuestión de casos sigue a buen ritmo», ha subrayado, destacando que datos preliminares de la semana actual «dicen que la tendencia y el ritmo de bajada se esta acelerando», cifrándolo en un descenso «del 50 por ciento o por encima» en lo que a la disminución de casos respecto a semana anterior se refiere.

Ese descenso se da también en hospitalizaciones, en pacientes hospitalizados e ingresados en UCI con soporte ventilatorio pasivo, registrando la Comunidad Autónoma una evolución similar a la del resto de España pero manteniéndose «por debajo» de esa media durante la sexta ola de la pandemia.

No obstante, ha asumido que las medidas irán siendo «proporcionales» de acuerdo al desarrollo de la pandemia y aunque «no es de esperar» ha destacado cómo «está habiendo repuntes en algunas zonas concretas» del mundo. «La ventaja es que ahora sabemos las cosas que funcionan o no», ha declarado.

VACUNACIÓN

Sobre la vacunación, ha indicado que en Castilla-La Mancha se han administrado ya 3.859.000 dosis, y que la de niños entre 5 y 11 años va a «buen ritmo» con un 17% de esa franja de edad con la pauta completa, por encima de la media nacional.

No obstante, consciente de que hay «fatiga de la pandemia, de las vacunas y necesidad de olvidar todo lo que tenga que ver con esto», ha pedido un «último empujón» a toda la población, especialmente al tramo de edad situado entre 20 y 29 años, a quienes está «costando especialmente convencer» de que acudan a ponerse las dosis de refuerzo.

Vinícola de Tomelloso

De hecho, según datos del Ministerio, el porcentaje vacunado con esa dosis de refuerzo en la región es del 38 por ciento en el tramo de edad de entre 30 y 39 años y del 25,5 por ciento en el tramo de 20 a 29 años.

Juan Camacho ha animado a estas personas a acercarse a los puntos móviles de vacunación que se instalarán a partir de la próxima semana en los campus universitarios. Concretamente el día 22 en los de Toledo, Ciudad Real y Guadalajara; el día 23 en Cuenca y Albacete, y el día 24 en los de Talavera de la Reina y Almadén.

Picazo de Nova / TurboSeguros

Se trata de las mismas localizaciones que ha habido previamente, y a las que sucederán la semana posterior los centros comerciales, donde los puntos móviles de vacunación se ubicarán los fines de semana «buscando la afluencia de público» y las grandes empresas y campus empresariales, donde se busca acercar y facilitar esa vacunación.

En este contexto, y preguntado por si Castilla-La Mancha ha tenido que desechar vacunas contra la COVID-19 por haber caducado, Camacho ha confirmado que en la Comunidad Autónoma se han desechado «en un porcentaje mínimo», ya que cuando empezaron a tenerlas en gran cantidad fueron «cuidadosos» con la gestión de stocks y caducidades. «En ningún caso es un número elevado».




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí