En un año normal, estos finales de agosto son fechas de carretera, ferias y furgonetas. Este año atípico, cada tarde de toros es un acontecimiento y como tal se lo tomó una terna que hizo disfrutar a los tomelloseros.

Esta corrida ha servido para que el director de la banda de la A.M. Santa Cecilia colgase la batuta tras 33 años al frente. La Peña Taurina de Tomelloso tuvo un detalle con el y el público asistente ovaciono al director.

Manzanares fue sin duda el nombre propio, Urdiales estuvo exquisito en su primero y El Juli aprovechó lo que tuvo, que no fue demasiado. Se estiró a la verónica con elegancia Manzanares y dejó un estético saludo. Comenzó la faena de muleta por el derecho, pero pronto vio que por el izquierdo el toro tenía más posibilidades que ofrecer. Toreó a placer y una vez hecha la faena volvió a la mano derecha para darle una tanda más y enjugar el sabor de boca. Mató de estocada entera y algo desprendida, pero a pesar de ello paseó un doble trofeo.

Volvió la elegancia en el saludo de capote al sexto. Se estiró Manzanares y se lo jaleó el público. Como lo hizo cuando el alicantino se lo dejó crudo en el caballo. Se desmonteró la cuadrilla en banderillas y sin pensarlo Manzanares ya estaba saliéndose por doblones a los medios. Le dio un respiro Manzanares y lo reventó por bajo. Primero a derechas y luego a izquierdas, y lo dejó tan noqueado que sólo le quedó romper a embestir. Catarsis generalizada y conato de indulto que acalló como se debía, con un estoconazo. Sin dar lugar a bronca. Rabo de ley.

Quiso cuajar de salida Urdiales al segundo. Apuntó detalles pero no tuvo continuidad el toro. Al menos el paso por el caballo le sirvió para asentarse. Aunque blandeó ya en banderillas. Protestó y quiso ahormarlo por bajo. Pero al llegar a los medios descompuso las embestidas y soltó la cara. Se encajó y corrió la mano para aprovechar la rebrincada embestida. Se cambió la muleta de mano, y supo cuajarlo por el izquierdo. Aguantando tarascadas, pero disfrutando del correr de la mano sin ayuda. Se inventó una faena a base de pinceladas y dejó detalles de toreo caro. El animal no fue un dechado de virtudes, pero el concepto y la capacidad del de Arnedo hicieron el resto. Fue jaleado por los tendidos y un silencio sepulcral precedió a una gran estocada que acabó con su oponente en 10 segundos. La faena fue excelsa, el doble trofeo rotundo.

El quinto apretó de salida para los adentros. Urdiales de la necesidad hizo virtud y lo pasó por alto de forma muy torera, aunque la gente no lo entendió. Pareció ser más del gusto el templado quite por delantales. Brindó al público y tuvo un prometedor inicio al hilo de tablas, pero el animal se agarró al piso. Con exquisita suavidad y colocación toreó al natural y cuando vio que no había más, no se dio coba y dio por concluida su actuación. Le hizo un costurón al marrar en la primera entrada a matar y dejó una media que necesitó de descabello para rematar.

No pudo lucirse El Juli en el saludo al cuarto y el encuentro con el picador fue testimonial. Tanto que a penas rompió la piel. Intentó el quite, se fue al caballo y quedó en nada. Se dolió en banderillas y brindó Julián al público en lo que pareció un ejercicio de fe. Ilusos. El Juli mostró que está ahí por algo y con poder metió por el carril bajo bajísimo a un animal insulso que pareció bueno. A más El Juli y a menos el toro, que cuando se rajó aún quedó Julián para meterlo en la muleta y exprimirlo en circular. Mató de media estocada trasera y atravesada, pero como la gente había disfrutado, le pidió el doble trofeo.

En su primero, quiso gustarse El Juli en el saludo. Pareció salir picado y el madrileño aprovechó el tranco amable para darle suavemente las buenas tardes. Anduvo sin apreturas el torero con un animal noble que solo miró a la muleta y que tuvo embestida pastueña, mientras duró. En cuanto se vino a menos, con acierto Julián cogió la espada y lo despenó tras pinchazo y descabello.

Ficha:

Jueves 26 de agosto de 2021. Tomelloso, Ciudad Real. Corrida de toros. Toros de Virgen María, acordes a la plaza y nobles en líneas generales para:

El Juli (nazareno y oro), ovación con saludos y dos orejas.

Diego Urdiales (Verde hoja y oro), dos orejas y silencio.

José María Manzanares (azul noche y oro), dos orejas y dos orejas y rabo.

Los matadores abandonaron juntos a pie el coso

1 Comentario

  1. Los toros no eran para nada acordes a la plaza: algunos de ellos, sobre todo el sexto, eran tremendamente anovillados, y lo que se anunció fue una corrida de TOROS. De plaza de 3ª categoría, pero corrida de toros, no novilada o incluso becerrada (caso del sexto). Y no fueron nobles en líneas generales, sino descastados, bobalicones y rajados. Además de blandos, blandísimos. La peña taurina y el ayuntamiento de Tomelloso deberían reflexionar acerca de qué tipo de fiesta están fomentando: toro chico, figuritas de mazapán (quitando a Urdiales) y entradas carísimas. Fiesta fraude y decadente que genera cualquier cosa menos afición y futuro. Igual se debería apostar por traer un poco más de toro (sin estridencias, toro de tercera, pero un toro digno de esta categoría y no propio de una portátil) y menos figuras. La gente iría igual porque es la corrida de la feria. Y con más toro vendrían aficionados de otros lugares. Y las entradas podrían ser más baratas, porque ahora son carísimas, se supone que por las figuras, pero es que ni Juli ni Manzanares son verdaderas figuras, son toreros mediocres y superficiales que solo saben ponerse delante de una mona a modo y que apenas ven TORO en toda la temporada. Tomelloso debería alejarse de esta fiesta fraude (el afeitado se da por descontado), triunfalista y decadente. Que además es carísima. Tiene narices que hagan pagar a la afición un dineral por espectáculo tan fraudulento. Es un verdadero timo. Esto no puede continuar, que dejen de engañar a la gente. Y los de la Peña, si tan buenos aficionados son, que no colaboren con este engaño. Tiene narices que lo hagan solo por la pijada de ver a El Juli o Manzanares. Se deberían traer toreros del nivel medio y ganaderías encastadas como Los Maños o Baltasar Ibán. Habría menos brillo pero más autenticidad e integridad. Y entradas más baratas. Y seguramente futuro. Basta ya de la fiesta fraude a precio de oro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here