Tertulia cotidiana (acuarela de Manuel Buendía)

Si: es una interjección, no una preposición, ni artículo, adverbio o sustantivo, tampoco es una figura retórica, un vulgarismo o un barbarismo. Podría acercarse a una exclamación, aunque no la recoge el diccionario de la RAE tal y como la usamos aquí. Sin embargo es una palabra muy usada en la zona de La Mancha, y aunque no tiene traducción casi todo el mundo la entiende.

Dependiendo del contexto puede significar: “Es lo que hay”, “Claro”, “Venga”, “Resignación”, “Ánimo”, “Ya ves”, “Vamos”, “De acuerdo”, “Cierto”, “Si”, “No nos queda otra”, “No es mi culpa”, “Que le vamos a hacer?”, “Por supuesto”, “Tienes razón”, “Está muy claro”….y miles de cosas más.

Pero la palabra en cuestión es mucho más compleja. Supone una sentencia incontestable e inapelable, ya que puede contener todo un párrafo o varios. En la Novela del gran escritor tomellosero Félix Grande: La balada del abuelo Palancas, el protagonista acude al velatorio de un vecino, y al acercarse a uno de los familiares del finado a darle el pésame, Palancas exhibiendo un serio rictus de expresión facial de resignación, y echándole la mano al hombro, lo acompaña con un “Ea!”. Con eso ya le ha dicho: “Siento mucho el fallecimiento de tu padre, al que yo tenía mucho aprecio. La muerte es ley de vida, y ahora nos toca reponernos de tan grande pérdida”.

También el gran escritor Francisco García Pavón, de vez en cuando pone en boca de los dos protagonistas de su saga de novelas policíacas “Plinio” la susodicha expresión. Tanto los personajes de Pavón como los de Grande son tomelloseros de casta, gente ligada a la dura tierra de La Mancha, con un sentido del humor que va más allá del surrealismo. Son gente que no necesita dar discursos, personas que ahorran cada céntimo que ganan con duro trabajo para poder prosperar, y al igual que con el dinero lo hacen también con las palabras, liberándolas de todo lo superfluo y banal.

El Minimalismo y el Surrealismo en nuestra tierra son mucho más que una alternativa estética, son una forma de vida, una manera de vivir y sobrellevar la dura vida de la meseta, un mestizaje cultural entre la sobriedad castellana y el humor andaluz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here