La Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT Castilla-La Mancha ha conseguido que la patronal del sector cárnico retire el bloqueo que obstaculizaba la firma de un nuevo convenio colectivo, tras 13 horas de reunión, rescatando así la negociación del mismo. Se ha consensuado un documento que, en cuestión de incrementos salariales, prevé en 2021 una subida del 3% con pago de atrasos desde el 1 de enero; en 2022 en un 2,75%; y en 2023 un 2,5%.

Por ello, y al llegar a un preacuerdo, han quedado canceladas las movilizaciones que se habían convocado para los días 25 y 26 de noviembre y para los días laborales entre el 3 y 8 de diciembre.

En nota de prensa, el sindicato ha indicado que las pretensiones de la patronal eran «inasumibles» y, por ello, había convocado movilizaciones por todo el país, lo que suponía que 100.000 trabajadoras y trabajadores fueran a la huelga, 15.000 castellanosmanchegos.

El responsable de agroalimentación de UGT FICA CLM, Francisco Barba, ha destacado que tras una reunión de 13 horas se ha conseguido firmar un preacuerdo que mejora las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras.

«Vamos a seguir luchando por todo aquello que no se ha conseguido en este convenio, como mejoras en materia de seguridad y ritmos de trabajo. No nos olvidamos de ello», ha dicho.

Y es que, con este preacuerdo, que tendrá una duración de tres años, se ha conseguido un aumento de las retribuciones de los contratos en prácticas de hasta el 80% y el 90% durante el primer o segundo año y en el de formación de hasta el 70% el primer año, 80% segundo año y 90% el tercer año.

A ello se suma el establecimiento de un permiso retribuido para asistir al médico o acompañar a familiares dependientes de 10 horas anuales y la introducción de mejoras y nuevos derechos en materias como igualdad, medio ambiente, trabajo a distancia, registro de jornada y desconexión digital.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here