Mairena Sánchez López, entre las 25 científicas más influyentes en el ámbito de la actividad física y la salud

Esta tomellosera investiga la efectividad de programas escolares para prevenir la obesidad infantil, a través del deporte y los descansos activos en el aula

El pasado 11 de febrero celebramos el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia, una fecha para reivindicar el papel de las mujeres en la historia e inspirar a niñas y adolescentes.

Hoy en día el porcentaje de mujeres con estudios universitarios en nuestro país es mayor que el de los hombres. Sin embargo, el número es muy reducido en aquellas disciplinas relacionadas con STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Una de las principales razones son los estereotipos a los que se enfrentan y la falta de referentes.

La tomellosera Mairena Sánchez López, investigadora del Centro de Estudios Sociosanitarios, de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), es una de las veinticinco mujeres incluidas en el proyecto internacional “Mujeres científicas sénior en el ámbito de la actividad física y la salud”. El objetivo de esta iniciativa, de la Red de investigación EXERNET, es resaltar el papel de las investigadoras con mayor impacto en este ámbito, divulgar sus hallazgos y colaborar en la existencia de referentes femeninos.

Derribar las barreras para lograr una verdadera igualdad

“Lo importante es que la mujer crea en sus capacidades” asegura Mairena, quien confiesa sentirse muy orgullosa de estar en este proyecto, aunque reconoce cierto pudor al hablar de sí misma. “Cuando estudiaba Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en Toledo, en mi clase había 80 chicos y solo 20 chicas. Era una carrera masculinizada, elegida preferentemente por hombres”. Aún hoy, los estereotipos de género inciden a la hora de escoger los estudios universitarios, así como también en el tipo de práctica deportiva y en el desarrollo de la educación física escolar. “Muchas veces somos las propias mujeres las que reproducimos, de forma involuntaria, estos prejuicios”, reconoce la profesora Sánchez López, quien no se cansa de repetir a sus alumnos y alumnas en la Universidad de Castilla-La Mancha, que las mujeres hacen menos actividad física que los hombres y no es porque tengan menos habilidades y destrezas para el deporte. “Es importante derribar las barreras sociales y culturales y que las niñas conozcan modelos femeninos que puedan convertirse en fuentes de inspiración para las mujeres del futuro”, asegura convencida Mairena.

El proyecto de divulgación científica en el que está incluida, se ha elaborado teniendo en cuenta los trabajos publicados de todas las mujeres que investigan en actividad física y salud en el mundo. De cada una de ellas se ha creado una ficha con datos académicos, principales líneas de investigación y aportaciones científicas a la sociedad. Con este material, se realizarán jornadas y exposiciones itinerantes. El Campus de la Antigua Fábrica de Armas de Toledo acoge estos días la exposición con las aportaciones de esta veintena de científicas nacionales e internacionales.

Pero, además de ser una estrategia de intervención frente a la brecha de género, este proyecto quiere servir para frenar el constante aumento de los niveles de sedentarismo y obesidad en la sociedad actual.

La obesidad infantil: un grave problema de salud pública

“Investigo sobre la influencia de la actividad física en diversas enfermedades y patologías, como son la enfermedad cardiovascular, el síndrome metabólico, obesidad infantil o la hipertensión arterial, centrándome también en salud pública. Además, mi principal investigación –explica Mairena- se centra en probar la efectividad de programas escolares saludables para mejorar la salud de los niños a través de la actividad física extraescolar y los descansos activos en el aula”.

Mairena Sánchez López es la responsable del diseño y coordinación del proyecto de investigación MOVI, que se ha llevado a cabo en varios colegios de Castilla-La Mancha para prevenir la obesidad infantil. Con él se han comprobado los beneficios del ejercicio físico en los escolares y se ha demostrado que en el sobrepeso influye tanto la dieta como el sedentarismo.

“Cuando echamos un vistazo a los patios durante el recreo vimos que faltaba actividad. Para cambiar el hábito diseñamos un programa de juegos para el tiempo libre. Hicimos un estudio completo a cada alumno y al final del programa los resultados no podían ser mejores, disminuyó la grasa y la insulina en sangre -lo que previene la diabetes- aumentó el tono muscular y descubrimos algo más, que su rendimiento académico también mejoró”.

Y es que, además de las consecuencias físicas, la obesidad en los niños afecta negativamente al rendimiento académico, a la autoestima y a la calidad de vida. “La obesidad en la infancia aumenta el riesgo de obesidad en la vida adulta; además, el riesgo de ser obeso en la vida adulta es mucho mayor cuando más temprano se produzca el rebote adiposo, un periodo crítico en el desarrollo de la obesidad”, reconoce esta investigadora, para quien la infancia es el momento idóneo para inculcar hábitos de vida saludable.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda, en niños y adolescentes, dedicar al menos un promedio de 60 minutos al día a actividades físicas moderadas, incorporar actividades aeróbicas intensas, así como aquellas que fortalecen los músculos y los huesos, al menos tres días a la semana y limitar el tiempo de ocio que pasan frente a una pantalla.

Introducir los descansos activos en el aula

En Infantil, en niños de 4 o 5 años, una forma de introducir el ejercicio dentro del aula, además de la asignatura de Educación Física, son los denominados descansos activos: periodos cortos de 5 o 10 minutos de actividad física (andar, correr o saltar) dentro del aula, mientras se aprenden o repasan contenidos académicos de diferentes áreas curriculares (matemáticas, lengua, inglés…).

“Lo que queremos es reducir el tiempo de sedentarismo durante el horario escolar, proporcionando tiempos mini de actividad física en el aula. Y para ello estamos desarrollando una plataforma virtual que ayudará al profesorado y le proporcionará herramientas y propuestas para la enseñanza de cualquier materia, a través del ejercicio, el juego y el movimiento”, explica Mairena Sánchez-López, quien reconoce estar muy ilusionada con este nuevo proyecto, de ámbito nacional.

Mairena también participa en un proyecto europeo, con diferentes Universidades, sobre promoción de la actividad física y otros hábitos saludables, desde Infantil a Secundaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here