El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha sostenido este martes que la modificación de las reglas de explotación que afectan al trasvase Tajo-Segura se deben a que el Gobierno lo que hace es «ajustar y regular» la situación en función de los caudales disponibles.

El ministro se ha pronunciado en estos términos en declaraciones a los medios en la sede de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), en Alicante, donde ha comparecido junto al comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca de la Unión Europea, Virgilijus Sinkevicius.

Día Mundial de las Mujeres Rurales

A preguntas sobre si existe «preocupación» en el Gobierno ante el contencioso entre agricultores y el Ministerio de Transición Ecológica por el cambio en las normas de explotación del trasvase Tajo-Segura, ha asegurado que lo que está haciendo el ejecutivo central, y en concreto el departamento de Teresa Ribera, es «ajustar y regular la situación en función de los caudales disponibles».

«Estamos en un momento donde la pluviometría ha descendido de forma significativa, y como consecuencia de ello, lógicamente tienen que adaptarse las medidas correspondientes», ha indicado Planas, quien ha subrayado que las decisiones «se han adoptado teniendo en cuenta las series históricas y para evitar tener que llevar a cabo decisiones singulares dentro de una planificación hidrográfica más general».

Para Planas, el regadío es «joya de la corona de nuestro sector agrario», supone «el 23% de nuestra superficie y, evidentemente, seis veces más en términos de productividad, cuatro de riqueza y tres de empleo respecto al secano» y, por ello, el Gobierno invertirá 573 millones en su modernización.

El ministro se ha mostrado defensor del «regadío sostenible» que se pueda llevar a cabo en función de las masas de aguas disponibles y, sobre todo, en el horizonte del cambio climático. «Vamos a dedicar a 573 millones, que subirán a más de 800 con la colaboración de las comunidades de regantes, a la modernización del regadío, a utilizar el máximo provecho y fruto posible para que cada gota de agua no se desperdicie», ha recalcado.

Por ello, ha insistido en que «regadío sostenible sí o sí» y en que «tenemos que luchar y hacer realidad esa sostenibilidad». «España es un país pionero, junto a Israel, somos el más avanzado del mundo en materia de tecnologías del agua y tenemos que ponerlo al servicio en un momento en el que el tema es de absoluta preocupación», ha concluido.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí