La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) censura que hasta 106 plazas de la Oferta de Empleo Público de Médico de Familia del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) se hayan quedado sin cubrir, lo que supone un ataque directo a la Atención Primaria de la región, ya de por sí en estado crítico.

Se trata de 106 plazas desiertas del proceso selectivo de Médico de Familia celebrado el pasado mes de octubre. Del total de una oferta de 258 plazas, han aprobado como personal estatutario fijo 145 profesionales en turno libre, 4 en discapacidad general y 3 en promoción interna.

El vocal autonómico de Atención Primaria de CSIF Castilla-La Mancha, Julio Inocencio, subraya que “la región ha perdido la posibilidad de que 106 médicos obtuvieran plaza fija, es intolerable. La exigencia marcada por el Sescam para obtener plaza no corresponde con la sobrada capacidad de trabajo demostrada por nuestros médicos de familia. Los profesionales se han presentado, y se presentarán en otras comunidades donde aún están pendiente de resolverse sus ofertas, y cogerán plaza en otros sistemas dejando a la región sin estos valiosísimos trabajadores”.

CSIF expone que todas las plazas han sido cubiertas en los procesos selectivos celebrados este año en la Comunidad Valenciana, Castilla y León, Madrid, Asturias, Cantabria, Extremadura, Galicia y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En este sentido, Inocencio recalca que “los tribunales son soberanos, pero es el Sescam el que marca los criterios. Es muy frustrante observar cómo en otras comunidades autónomas se adjudican todas las plazas y retienen a sus facultativos y aquí les abrimos la puerta para que se vayan”.

CSIF vuelve a señalar, una vez más, que la Atención Primaria se encuentra en franca agonía desde hace años, situación agravada por una pandemia de Covid-19 que continúa desarrollándose con datos preocupantes.

Uno de los problemas más graves que arrastra la Atención Primaria de forma crónica es la carencia de profesionales de todas las categorías y, especialmente de médicos de Familia y personal de Enfermería.

La OPE de Médico de Familia era “una buena oportunidad”, pero ahora hay 106 plazas sin cubrir, a las que hay que sumar las 48 plazas de la OPE de 2016 suspendidas por un proceso judicial, aún en curso.

“Los profesionales se encuentran al límite, agotados, sobrepasados y exhaustos por el incremento de trabajo que están desarrollando, ya que al trabajo cotidiano de sus consultas deben añadir las ausencias de sus compañeros por situaciones de incapacidad temporal, permisos reglamentarios…”, explica Inocencio, que añade que “no hay facultativos suficientes para cubrir estas ausencias, todo ello en un marco de próximas jubilaciones de la plantilla de médicos de cerca del 40% en una década. No existe un recambio generacional y, en cambio, el Sescam pone trabas para quedarse en Castilla-La Mancha”.

DO La Mancha



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí