La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) y el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad de Castilla-La Mancha (Cermi CLM) reclaman conjuntamente al Gobierno regional que incluya en los próximos Presupuestos Generales mejoras laborales para los auxiliares técnicos educativos (ATE) y técnicos especialistas en la interpretación de lengua de signos (TEILSE).

Ambas organizaciones recalcan en nota de prensa «el carácter esencial» de estos dos colectivos que desarrollan su labor en centros educativos y que sin embargo padecen una situación «precaria» con una contratación a tiempo parcial y discontinua, lo que repercute «negativamente» en la atención al alumnado con discapacidad de la región.

El presidente del Sector de Administración General de la Comunidad Autónoma de CSIF, Joaquín Sánchez, ha subrayado que «el Ejecutivo regional tiene una enorme deuda pendiente con estos profesionales, que año tras año son despedidos en verano y además tienen jornadas reducidas a pesar de que son los trabajadores que más tiempo pasan con alumnos con necesidades educativas especiales. Se sienten ‘temporeros’ de la educación, algo que es totalmente injusto».

Miguel Domínguez, auxiliar técnico educativo en el CEIP San Isidro de Daimiel (Ciudad Real), ha puesto de relieve los problemas diarios a los que se enfrenta, resaltando que cumplen «una función esencial». «Trabajamos para que los alumnos y alumnas alcancen el mayor grado autonomía en todas sus dimensiones: académicas, de autonomía, conductual, salud y emocional», ha dicho.

Para lograrlo, los ATE y TEILSE trabajan «codo con codo» con tutores, especialistas, orientadores, logopedas, fisioterapeutas y también con sus familias dentro de una labor que «no es sólo asistencial, sino que tiene un componente educativo específico y concreto y muy importante a la vez, que se complementa con el de los profesores para ayudar a que estos niños alcancen las máximas cotas dentro de sus potencialidades y para garantizar una integración e inclusión efectiva dentro de los centros y con toda la comunidad educativa», explica Domínguez.

Por todo ello, afirma, las jornadas actuales son totalmente insuficientes. «Necesitamos disponer de tiempo para coordinarnos con el Equipo de Orientación y Apoyo, con los tutores y con el resto de profesores y especialistas, así como con las familias».

Domínguez también pone el foco en la formación, ya que estos profesionales educativos trabajan con niños y niñas con discapacidad intelectual, física y sensorial, trastorno del espectro autista, conductas disruptivas «realidades muy diferentes que requieren de unos conocimientos muy amplios, la Administración no puede dejarnos al margen y debe apostar por formarnos».

«SON UN VEHÍCULO DE CONEXIÓN CON LAS FAMILIAS»

Por su parte, la presidenta de CERMI CLM, Cristina Gómez, ha manifestado que estos profesionales son «un vehículo de conexión con el centro, las familias necesitamos esa comunicación con el centro, algo que es esencial cuando hablamos con alumnos con discapacidad», además de que «no podemos tener una escuela inclusiva sin este tipo de profesionales, es imposible. Estamos hablando de un enriquecimiento mutuo entre toda la comunidad educativa, sin ellos no se puede hablar de inclusión real».

Además, Gómez ha recordado que «cuando se suspende el contrato en verano estos profesionales muchas veces no vuelven a su puesto de trabajo, o se van a otro centro, y es fundamental porque hay alumnos a los que empezar de cero y comunicarse puede suponer meses». Asimismo, la presidenta de CERMI CLM ha señalado que «la falta de profesionales es especialmente grave en Secundaria, se supone que los alumnos al ser mayores tienen más autonomía y se reduce el número de ATEs y TEILSEs».

CSIF y CERMI CLM han registrado un escrito conjunto dirigido al presidente de la Junta de Comunidades, Emiliano García-Page, exigiendo mejoras laborales para estos profesionales y que queden reflejadas en los Presupuestos Generales de la región.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here