El presidente del PP, Pablo Casado, ha lamentado los 5.000 millones de euros menos que el campo español recibirá de la Política Agrícola Común (PAC). “Los números no van a salir”, ha afirmado.

Así lo ha destacado durante la clausura de la segunda sesión de las Jornadas Reto demográfico y despoblación rural, organizadas por la Fundación Concordia y Libertad en Toledo, donde ha defendido que el PP es un partido que ha estado siempre muy cerca de las organizaciones agrarias y ganaderas apostando por un apoyo al campo.

Casado, que ha recordado las 10 medidas recogidas en el pacto de estado contra la despoblación que ha propuesto al resto de formaciones políticas, ha criticado que el campo haya sufrido “una estigmatización” por parte incluso del propio Gobierno.

“Se le acusa de contaminante, de esclavista” y se le pide que sean los que “paguen la reconversión hacia la descarbonización de una forma en la que los números no van a salir”. Así, ha asegurado que la PAC tal y como la dejó “casi negociada” el gobierno del PP “tenía que abordar un marco financiero plurianual en la que no hubiera perdida para el sector en España”, sin embargo, “ahora mismo se está hablando de 5.000 millones de euros menos para el campo español”.

El apoyo al campo es uno de los 10 puntos recogidos en este pacto de estado contra la despoblación. El primero de ellos es el reto demográfico y la apuesta por la natalidad, poniendo de ejemplo medidas puestas en marcha en Galicia o el plan de natalidad anunciado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Ha propuesto medidas como mayor flexibilización del mercado laboral, una regulación eficaz del teletrabajo, gratuidad de la educación de 0 a 3 años y facilitar la emancipación de los jóvenes.

Otro punto planteado por Casado es la igualdad de acceso a los servicios públicos. “Si alguien decide vivir en el medio rural, las administraciones públicas tienen que garantizar que haya un consultorio médico, escuela o transporte público”, ha afirmado.

En ese pacto por la despoblación, el PP también apuesta por las infraestructuras de interior como las redes convencionales que permiten que la España rural siga conectada. Los ‘populares’ además quieren que haya un impulso a las infraestructuras de conservación del patrimonio histórico español, algo que va asociado al turismo y hostelería, ha dicho.

AGUA

El quinto punto recogido en ese pacto es el plan nacional de agua. “Hemos dicho tanto en el gobierno como en la oposición que el agua es un bien escaso que tiene que estar disponible para todos los españoles en condiciones favorables, y eso no solo engloba a las cuencas receptoras de la solidaridad de un recurso que no tiene que tener una patrimonialización de nadie, sino que también engloba a las infraestructuras que se tienen que hacer en las cuencas cedentes”.

El fomento de las actividades vinculadas al entorno rural, la digitalización “de verdad” o la sostenibilidad medioambiental son otros de los elementos resaltados por Casado durante su intervención.

“Habrá que evaluar hasta qué punto contamina más un filete de carne en España o contamina más otro tipo de alimentación que a lo mejor ha tenido que venir importando de otro país en una larga travesía”, ha advertido Casado, quien ha dicho que no se puede demonizar a un sector clave para España que emplea a miles de personas.

Por último, el presidente del PP ha explicado los últimos puntos del pacto del estado contra la despoblación relacionados con la regulación fiscal y burocrática pidiendo una tarifa plan para los autónomos, así como ha hablado de política de vivienda pidiendo eliminar las trabas burocráticas urbanísticas para que la gente pueda instalarse en el mundo rural.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here