Los ganaderos de la Sierra Norte están «desesperados» porque semana tras semana se encuentran terneros recién nacidos muertos o mal heridos y vacas que abortan ante los constantes ataques del lobo en algunos pueblos de esta comarca.

A Samuel, ganadero de Atienza, el lobo le ha matado tres chotos de apenas una semana y una vaca grande, y tiene otra en mal estado, y aunque presentará papeles al Gobierno regional en cuanto pueda para poder acceder a las ayudas que se ofrecen, ve el futuro «muy negro».

En su caso, se están viendo obligado a guardar el ganado por la noche porque teme que regrese de nuevo el lobo y le haga un nuevo «desastre», ha dicho tras reconocer que el tener que guardar la cabaña supone «una paliza tremenda porque no quieren entrar».

«Tengo un ternero muerto, varias vacas que han abortado y otras dos cojas», ha afirmado por su parte, muy enfadado, Gustavo, ganadero de Condemios de Arriba a quien le han matado un ternero pero aún le preocupa más las vacas que quedan en mal estado.

«Esto está totalmente descontrolado», ha afirmado Gustavo, quien se siente impotente y se pregunta si la vida del lobo vale hoy más que la del hombre.

Ante esta situación, Gustavo no ve relevo generacional en el sector y cree que a los problemas que ya tienen los ganaderos se une, desde hace tiempo, la presencia cada vez más clara y evidente del lobo en esta comarca. «Nos están friendo por todos los lados», ha apuntado.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí