La Comisión Mixta de Gestión de los Parques Nacionales de Castilla-La Mancha (Cabañeros y Tablas de Daimiel) ha acordado este miércoles la activación de una batería de sondeos del Parque Nacional, que aporte el agua suficiente para paliar la situación hídrica que atraviesa.

En un comunicado, el Ministerio para la Transición Ecológica ha explicado que el bombeo se realizará a comienzos de otoño tras la solicitud pertinente de autorización a la Confederación Hidrográfica del Guadiana con el objetivo de «garantizar la humectación del paquete de turbas del Parque Nacional, evitando el riesgo de autocombustión y conseguir una lámina de agua que favorezca la invernada de las aves acuáticas» en Las Tablas de Daimiel.

En la actualidad, después del verano, la superficie encharcada se ha reducido hasta las 24 hectáreas. Técnicamente, la bajada de las temperaturas al comienzo del otoño, garantizan la eficiencia del bombeo, minimizándose la evaporación.

El departamento que dirige Teresa Ribera señala que el caudal se aportará mediante bombeo y se realizará de forma adaptativa a las condiciones meteorológicas para garantizar «una lámina de agua suficiente que favorezca la invernada de las aves acuáticas del parque».

PLAN DE CONTROL DE UNGULADOS SILVESTRES

La Comisión Mixta también ha analizado el borrador del Plan de control de ungulados silvestres en el Parque Nacional de Cabañeros, que ha sido elaborado por las Administraciones a partir del Estudio para el conocimiento de las poblaciones de ungulados silvestres y bases ecológicas para su gestión, realizado con carácter previo, y se ha acordado iniciar consultas con los grupos de interés para su posterior elevación al Patronato del Parque Nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here