El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha defendido las políticas del Gobierno para intervenir en el precio final de la factura de la luz en los hogares, asegurando que «desde hace meses se está interviniendo a través de fisacalidad y reformas estructurales», al tiempo que se trabaja «con más velocidad» para que las energías renovables «ganen peso» en el total de la producción energética.

A preguntas de los medios tras un acto en Cuenca, ha mostrado confianza en, con todo, poder cumplir la «promesa» de que la factura de la luz «no suba» con respecto a lo que se pagó en 2018.

«Todas las medidas destinadas son para ese propósito», ha apuntado, señalando que los precios de la energía están «disparados, muchas veces por razones internacionales» como el precio del gas; pero en la factura de la luz «se está interviniendo para que las familias trabajadoras no encuentren un obstáculo», lo que estaría pasando si el Gobierno «no hubiera hecho nada».




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí