Castilla-La Mancha ha cerrado el fin de semana sin lamentar ningún fallecido por coronavirus, registrando una incidencia acumulada a 14 días cercana a los 50 casos por cada 100.000 habitantes -y rondando la veintena a 7 días-, muy cerca de colocarse en zona de riesgo bajo.

Según datos ofrecidos por el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, en cuanto al brote registrado en Palma de Mallorca la región computa unos 120 sospechosos, con 19 positivos confirmados.

En estos momentos, son 64 las camas hospitalarias ocupadas con pacientes COVID, 20 de ellas en Unidad de Cuidados Intensivos, datos que no se registraban desde el pasado 10 de agosto.

El ritmo de vacunación ya ha conseguido 1,8 millones de dosis administradas, más de 600.000 de ellas en el mes de junio, con un 62% de la población al menos con una dosis recibida y el 43% con la pauta completa, en ambos registros por encima de la media nacional.

Entre los mayores de 40 años, la mitad cuentan ya con la pauta completa, tasa que se va casi al 90% en el caso de castellanomanchegos por encima de esa franja de edad con al menos una dosis recibida.

«LA VACUNACIÓN VA MUY BIEN»

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se ha referido al escenario actual de vacunación desde un acto en Puertollano, donde ha defendido que la estrategia en la región «va muy bien», pese a las «polémicas» del pasado.

«Estamos por encima de la media tanto en mayores como en los más jóvenes. Esto va empezando a acompasarse. Este es el primer fin de semana sin ningún fallecido, después de haber sufrido mucho», ha apuntado García-Page.

Estos buenos datos, aunque «parecen normales», a veces «cuesta celebrarlos» por el pasado reciente, si bien según García-Page «hay que seguir manteniendo la prudencia».

Los datos de incidencia acumulada a siete días hacen vaticinar al presidente regional una importante mejoría en el corto plazo. «Según nuestros cálculos, podemos llegar en próximas horas a bajar ya del riesgo medio», ha augurado.

Incluso, ha considerado que la gente «tiene otro ambiente, otro color» en cuanto al optimismo, y se empieza a detectar «la seguridad necesaria para afrontar el mañana y el pasado mañana». «Tenemos que conseguirlo», ha apuntado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here