Las organizaciones profesionales agrarias de Castilla-La Mancha (Asaja, UPA y COAG) y Cooperativas Agro-Alimentarias de la región han rechazado la propuesta que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha trasladado a las comunidades autónomas en la última Conferencia Sectorial del pasado día 14 de julio en relación a la elaboración del plan estratégico de la Política Agraria Común (PAC).

Una propuesta en la que se plantea una convergencia en los pagos del primer pilar «muy poco ambiciosa y continuista», que, a juicio de las organizaciones, «solo pretende perpetuar la situación actual y contentar a las regiones que tienen los pagos por hectárea más altos, en detrimento de regiones como Castilla-La Mancha que tiene los pagos medios más bajo de toda España, solo por detrás de Madrid».

Con esta rueda de prensa el secretario de UPA Castilla-La Mancha, Julián Morcillo; el secretario de Asaja Castilla-La Mancha, José María Fresneda; y el director de Cooperativas Agro-Alimentarias Castilla-La Mancha, Juan Miguel del Real, han querido escenificar el apoyo y «toda la fuerza» del sector agrario y ganadero detrás del consejero del ramo, Francisco Martínez Arroyo, para que en las próximas conferencias sectoriales cuente con el respaldo del sector en la negociación del plan estratégico de la PAC.

A juicio de las cuatro organizaciones, no se puede comprender que en estos momentos, y teniendo en cuenta las directrices claras que emanan de la Unión Europea, se plantee una propuesta que sigue pivotando «en las referencias históricas de los años 90 del siglo pasado» y se limita a reducir las actuales 50 regiones productivas a 20 regiones «de despacho» que con toda seguridad se diseñarán para que «todo siga igual» que en las últimas décadas.

Según manifiestan los líderes de las cuatro organizaciones, esta propuesta de convergencia no corregirá los desequilibrios que «desde hace décadas» viene sufriendo «injustamente» Castilla-La Mancha en el reparto de ayudas territoriales, en los que las zonas rurales más deprimidas y con mayor riesgo de despoblación seguirán siendo «altamente perjudicadas» en el reparto de fondos, limitando así su viabilidad económica futura.

Según han explicado, la actual propuesta de convergencia supone que, dentro de cada una de las 20 regiones de pago básico, los pagos se acerquen al 85% del valor medio de la propia región. Pero no en que se acerquen los pagos medios de las 20 regiones entre sí. Por lo que el resultado final es que las regiones «pobres», con menos pagos por hectárea, seguirán teniendo las menores ayudas; y, por el contrario, se perpetuarán los privilegios de aquellas regiones que, en base a rendimientos de los años 90, se les reconocieron unos pagos mucho más altos, han abundado las organizaciones agrarias.

La propuesta de Castilla-La Mancha ha sido clara desde el comienzo del proceso de negociación de esta nueva PAC: que se eliminen las referencias históricas al final del periodo de aplicación de esta reforma de la PAC y que, como criterio general, tras una convergencia al 100% de los pagos, todos los agricultores y ganaderos de cualquier parte de España cobren los mismo cuando hagan las mismas prácticas agrícolas, independientemente de dónde estén ubicados.

Las cuatro organizaciones proponen reducir desde las 50 regiones actuales a sólo 5 regiones: herbáceos secano, herbáceos de regadío, leñosos de secano, leñosos de regadío, y pastos, desapareciendo así la desigualdad de valores entre productores con cultivos coincidentes pero ubicados en distintas regiones.

ANUNCIO DE MOVILIZACIONES

Las cuatro organizaciones están dispuestas a convocar movilizaciones si la propuesta actual de convergencia se mantiene en los términos actuales, pues «los agricultores de Castilla-La Mancha no pueden permitir una vez más que el Ministerio no sea valiente para cambiar el estado de las cosas y buscar una convergencia interna que sea justa de una vez por todas, que garantice el principio de igualdad de todos los agricultores y ganaderos españoles y que no deje a nadie atrás como durante décadas ha venido ocurriendo en nuestro país».

El secretario de Asaja Castilla-La Mancha, José María Fresneda, ha asegurado que si todas las organizaciones agrarias hacen «una defensa a ultranza» del modelo productivo de la región saldrán todas ganando. «Sabemos que nos tenemos que dejar pelos en la gatera», ha admitido Fresneda, quien ha asegurado que «mucho tendrían que cambiar las cosas» para que a partir de otoño no haya una campaña de movilizaciones importante en la región.

El secretario de UPA Castilla-La Mancha, Julián Morcillo, ha lamentado que se vaya ir a una PAC similar a la que hubo en el pasado periodo donde «no hay valentía política» y donde «no cambia nada». «Hacemos una PAC que no es justa con agricultores y ganaderos», ha criticado Morcillo. «Queremos una PAC más justa y que por hacer lo mismo se cobre lo mismo», ha abundado el secretario de UPA.

De su lado, el director de Cooperativas Agro-Alimentarias Castilla-La Mancha, Juan Miguel del Real, ha asegurado que es «una cuestión de justicia» que Castilla-La Mancha no siga siendo «la hermana pobre» de las regiones a nivel nacional a la hora de fijar los valores de los pagos por hectárea. «No podemos seguir permitiendo que haya agricultores de primera y segunda división y que agricultores que hacen lo mismo tengan pagos diferentes».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here