El primer frente frío del otoño llegará este jueves y pondrá fin a un largo periodo de estabilidad, escasez de precipitaciones y temperaturas cálidas para la época, ya que durante los próximos días, al menos hasta el día de Todos los Santos, barrerá de oeste a este la Península y Baleares con lluvias intensas, viento fuerte y frío.

Según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) a lo largo de este jueves llegará este frente frío «muy activo» por el noroeste de la Península y el viernes afectará a buena parte de la Península y Balares con precipitaciones abundantes.

Este mismo jueves, la AEMET espera que aumente la nubosidad y que las lluvias y chubascos en el noroeste peninsular, que en el oeste de Galicia pueden ser localmente fuertes y/o persistentes. El viernes las precipitaciones se extenderán hacia el este y afectarán a «gran parte» de la Península. Las más intensas el viernes afectarán al oeste peninsular, principalmente en Extremadura y Andalucía occidental.

Además, de acuerdo con la predicción, con la entrada de este frente llegarán rachas fuertes de viento a amplias zonas de montaña del tercio norte peninsular y se producirá al mismo tiempo un «acusado» descenso de las temperaturas en gran parte del área peninsular.

Respecto al sábado y el domingo, prevé que sigan entrando sucesivos frentes atlánticos que dejarán lluvias que se generalizarán e intensificarán, siendo más débiles y menos probables en el sureste.

De este modo, la AEMET insiste en que las más intensas tendrán lugar en la vertiente atlántica y en la cara sur del Pirineo, donde serán persistentes y ocasionalmente fuertes, sobre todo en zonas montañosas y en puntos de la zona centro y de la mitad sur.

De hecho califica como «probable» que se acumulen más de 100 o 150 litros por metro cuadrado a lo largo de todo el episodio en algunos puntos, especialmente en las zonas montañosas.

Por su parte, el fin de semana las temperaturas subirán de manera generalizada porque la Península quedará bajo la influencia de una masa de aire cálida procedente de bajas latitudes. El viento será del suroeste, con intervalos de fuerte en zonas montañosas y en puntos de la mitad sur y zona centro.

Finalmente, de cara al lunes 1 de noviembre, día de Todos los Santos pronostica que las precipitaciones sigan afectando a buena parte de la Península y Baleares, aunque es probable que a lo largo del día vayan disminuyendo de norte a sur y empiecen a descender las temperaturas.

La «mejoría» seguirá el día 2 en la mitad sur, y aunque comenzará un empeoramiento en el tercio norte, las precipitaciones ya no serán generalizadas ni tan intensas, con lo que se puede dar por concluido este episodio.

De momento, la AEMET ve «cierta incertidumbre» a este episodio de lluvias sobre todo respecto a donde se registrarán las precipitaciones más intensas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here