La Federación Salud Mental Castilla-La Mancha reivindica la necesidad de que el Hospitalito del Rey, en Toledo, se convierta en un «centro regional de referencia» en cuanto a salud mental cumpliendo con el compromiso realizado por el presidente de la Junta, Emiliano García-Page, en el último debate del estado de la región.

El anuncio de que el Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha haya autorizado un gasto de 624.000 euros para reformar y adecuar el Hospitalito del Rey como residencia comunitaria de salud mental con servicio 24 horas, supone «un punto de luz y de esperanza tanto para las personas que sufren algún tipo de trastorno mental grave, como para sus familiares», señala en nota de prensa.

La presidenta de la Federación regional, María Carmen Navarro Honrado, dada la polémica surgida en relación al uso final de sus instalaciones, afirma que desde se ven en la obligación «de luchar por los derechos de las personas con trastorno mental grave».

Tal y como anunció la portavoz del ejecutivo regional, Blanca Fernández, tras el Consejo de Gobierno del pasado 15 de junio de 2021, el Hospitalito del Rey contará con 60 plazas para personas con enfermedad mental grave «que serán atendidas con criterios de humanización asistencial plena y absoluta profesionalidad, porque entendemos que las personas que tienen problemas de salud mental en Castilla-La Mancha merecen ser atendidas con dignidad».

En la búsqueda constante por parte de la Federación Salud Mental Castilla-La Mancha de mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por un problema de salud mental, «nos vemos en la obligación de reclamar los recursos sociosanitarios necesarios para atender correctamente a un colectivo muy vulnerable».

Actualmente, añade, la provincia de Toledo cuenta únicamente con la Residencia Comunitaria de Talavera de la Reina, que atiende a 38 personas con problemas graves de salud mental. En diciembre de 2020 cerró la Residencia Comunitaria de Afaem Despertar ubicada en Camarena y que disponía de 29 plazas. Las personas que residían en este recurso han sido repartidas por toda Castilla-La Mancha.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) aproximadamente una de cada 4 personas a nivel global cumplía criterios diagnósticos de un trastorno mental en el último año. «Haciendo un cálculo estimado en la provincia de Toledo llegamos a la conclusión de que 8.184 personas son susceptibles de padecer problemas graves de salud mental. Lo que se traduce en una plaza en residencia comunitaria por cada 216 personas», dice.

Además, tal y como ha reflejado la OMS, la prevalencia de trastornos de ansiedad en la población general se estima en un 3,6%. «La magnitud del problema en Patología Mental Grave reside no solo en su prevalencia sino en la carga de enfermedad por la discapacidad y por las tasas de mortalidad más elevadas que en la población general», según se recoge en Plan de Salud Mental de Castilla-La Mancha 2018-2025, ahora agravado además por la pandemia.

«Necesitamos el apoyo de las administraciones y de la sociedad en general para poder atender a nuestro colectivo, uno de los más vulnerables dentro del sector de la discapacidad» insiste Navarro Honrado, que añade que «ha sido un año especialmente complicado, con retos que hemos tenido que afrontar para seguir desempeñando nuestra labor», subraya.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here