Continúa la «película» de ciencia-ficción del 2020. Parecía que ya nos habíamos olvidado de lo que era el Estado de alarma y ahora ha vuelto a nuestros días. Comienza la primera semana con un toque de queda que nos recuerda a los tiempos del confinamiento: calles vacías, casi ningún movimiento y el silencio solitario de quienes van o vuelven de trabajar.

Así es como se vivía esta primera noche laboral con el nuevo toque de queda en Tomelloso. Los bares y restaurantes echan el cierre y a las 23:00 horas todos los vecinos de vuelta a sus casas. De un momento a otro las calles se quedan desiertas, fruto de una nueva medida ante el aumento de casos de coronavirus.

Esta será la «estampa» que viviremos, como mínimo, durante otras dos semanas, y que poco a poco iremos conociendo hasta cuándo se prolongará. De momento, recordemos que las medidas de prevención de hoy son el sacrificio para el mañana, y que solo con el compromiso de todos evitaremos que este toque de queda vuelva a convertirse en un confinamiento general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here