La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) insta Correos a garantizar la seguridad de sus trabajadores con la distribución de los equipos de protección individual (EPI) necesarios para evitar el contagio de coronavirus, además de que se debe abordar una situación real de servicios mínimos restringiendo el reparto y la atención al público.

Las instrucciones dictadas por la empresa pública postal contemplan la reducción de horarios, aplazar el reparto de notificaciones y suprimir las firmas de los clientes en las PDA, lo que es totalmente insuficiente. Mientras tanto, todas las medidas de seguridad no van más allá de recomendar el lavado las manos cada 45 minutos, además de advertir que a lo largo de la semana se pondrán a disposición de empleados y clientes geles y mascarillas.

Esta situación está provocando, de manera lógica, que haya trabajadores que se nieguen a trabajar al amparo del artículo 21 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales. CSIF lamenta que Correos comprometa la salud de sus empleados y la de la propia ciudadanía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here