Un año más, Cáritas Tomelloso cierra su campaña de verano de temporeros, en la que, bajo la idea de «moverse por el trabajo decente», denuncian la precariedad de millones de trabajadores. Esta situación, que se ha visto incrementada por la situación sanitaria actual, pone en relieve las debilidades del Estado de Bienestar.

Según ha expuesto el delegado de Cáritas en la localidad, Antonio López, entre los meses de julio a septiembre se han atendido a un total de 308 temporeros y se han realizado 316 lotes de alimentos e higiene, frente a los 250 atendidos durante el año pasado.

Pero, ¿cómo es el perfil de los temporeros de Tomelloso? De los 308 atendidos, se han registrado 16 nacionalidades diferentes, de las cuales 10 son del continente africano, entre ellos 168 de Marruecos, 74 de Senegal y 1 de España.

Por otro lado, un total de 143 estaban sin permiso de trabajo y 32 no tenían documentación. «La mitad no podrían trabajar legalmente», ha recordado López. En cuanto a sus viviendas, 176 han vivido en las naves, mientras otros han estado en viviendas ocupadas, realquiladas u otros lugares.

Durante su campaña, Cáritas Tomelloso ha llevado a cabo un Taller de Textil en Emergencia de Temporeros, donde una educadora social, 2 voluntarios y 10 personas becadas han elaborado 584 lotes de ropa cerrada y por tallas. De ellos, 305 se han destinado a Tomelloso, 57 a Manzanares, 100 a Socuéllamos, 57 a Valdepeñas y 65 a Voral de Calatrava.

A este taller se suma el de Orientación Laboral, para ayudarles a encontrar empleo u orientarlos. En él, se han atendido a 32 temporeros, de los cuales 2 eran mujeres. «Los datos nos hacen una visión de la realidad y del perfil del temporero de Tomelloso», ha afirmado López.

Más de 500 familias atendidas entre marzo y septiembre

Desde la llegada del confinamiento a Tomelloso, Cáritas ha acogido a más de 500 familias, con ayudas entregadas en mano por valor de 18.434,35€. A esto se suman otros gastos, como las transferencias bancarias y en talleres (70.195€); la inversión en climatización para el salón grande de Cáritas (4.385€); las facturas de alimentación de la despensa (4.365,53€) y los gastos de limpieza y centros. Esto supondría, en total, unos gastos de más de 100.000€.

¿Y de dónde procede este dinero? Según ha expuesto el delegado, los fondos han procedido de «la generosidad de los cristianos de Tomelloso y quienes donan»; unos 34.000€ de la invitación diocesana de D. Gerardo a compartir en este tiempo de pandemia con los más desfavorecidos; y de los pocos remanentes económicos de otros años.

Por su parte, la directora de Cáritas en Tomelloso, Teresa Requena, ha afirmado que durante estos últimos meses han tenido mucho trabajo y han contado con menos voluntarios. «Ha sido un tiempo difícil para todos, pero en algunos momentos nos hemos visto envueltos en qué podemos hacer, cómo vamos a trabajar», ha explicado.

A pesar de ello, asegura que «el trabajo ha sido gratificante» y que aunque algunos días han tenido que «correr mucho», ahora están más tranquilos. Requena ha recordado que trabajan con personas con muchos problemas a nivel de salud, trabajo y afecto. También ha agradecido que no haya habido problemas de contagios, puesto que de los más de 300 temporeros que había, solo hubo que aislar a 6, lo que supone «una gotilla en el mar».

Ahora, desde Cáritas se preparan para las próximas campañas y ya empiezan a plantearse cómo empezar de nuevo con sus servicios, teniendo en cuenta las dificultades del nuevo coronavirus. Y es que desde hoy no solo se enfrentan a tiempos duros a nivel sanitario, sino también a nivel económico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here