Yeguada Los Arcangeles

grupo

Este fin de semana, la actividad de la catequesis de adolescentes y jóvenes de la parroquia de los Ángeles de Tomelloso se tornó vivencia. Lo que entra directamente al corazón, se entiende mucho mejor. Así, el sábado bien temprano,  chicos y chicas entre 11 y 16 años, sus animadores y nuestro párroco, Antonio López, poníamos  rumbo a tierras burgalesas. El destino, Santo Domingo de Silos, La Aguilera y Aranda de Duero; y el sentido conocer la vida Consagrada y la Eucaristía. La Vida Consagrada nos aguardaba en los Monasterios de Silos y San Pedro Regalado, y la Eucaristía en el marco de las Edades del Hombre.

Eran las doce en punto cuando el autobús nos dejaba en Santo Domingo de Silos. El cielo andaba plomizo, me sorprendió la muralla que lo guarda y aguarda. El muro es corto y en curva, pero se torna camino, como si peregrinar fuera imprescindible siempre (lo es), para poder bajarse de una misma y entrar por la puerta del Misterio.

A la entrada nos acoge Roberto, uno de los monjes del Monasterio. La acogida en todo lugar es fundamental, pues de ella depende en gran medida nuestra disposición (Apertura), frente al prejuicio (cerrazón). Silos abre sus puertas y su corazón a todas las personas que buscan encontrarse con Dios.

Vinicola Inline

silos_2

El corazón de Silos es su claustro románico. El claustro, explica Roberto, es el centro de la comunidad monástica, hacia él convergen y de él parten los otros edificios del monasterio y todas las actividades del monje, por ello, además de centro convergente por su ubicación, había de ser bello…. Sigue y prosigue…  a Roberto se le nota que conoce bien lo que cuenta, no porque lo haya estudiado, sino porque le brota de un corazón tocado por el Amor.

Silos_testimonio_roberto

La última parte de la visita es la más esperada, Roberto sentado sobre una mesa, nos cuenta su experiencia, cómo era su vida antes de ser monje, cómo fue su llamada y cómo es su día a día en el Monasterio, contesta a nuestras preguntas e inquietudes, y en la normalidad de su vida, descubrimos la extraordinaria Vida de su vocación.

Terminamos a la hora del Oficio de Sexta de los monjes y nos unimos a su rezo.

Tras comer, recorrimos los cincuenta y cuatro kilómetros que nos separaban de La Aguilera, allí se encuentra el Monasterio de San Pedro Regalado en dónde se asienta la comunidad Iessu Communio.

Iesu Communio, con origen en las clarisas del Convento de Santa Clara de Lerma, es desde 2010 un instituto religioso femenino de derecho pontificio, una sola comunidad con dos sedes y una sola abadesa. Las sedes Lerma y La Aguilera, la abadesa y fundadora, Sor Verónica Berzosa.

Silos_muros

Nos reciben a la puerta dos religiosas que nos conducen al locutorio. Esta tarde, en la Iglesia del Monasterio, profesarán dos jóvenes, María Blanca y Francesca María, sus votos perpetuos; y antes, en el locutorio charlarán con los familiares y amigos que las van a acompañar, entre ellos, también nosotros. Una experiencia a la que no estamos acostumbrados y a la que nos disponemos con ilusión y también con cierta perplejidad.

En la Aguilera nada es típico, ni tópico. Desde el número, o la edad, al Monasterio o el locutorio, pasando por la alegría de sus monjas

No es típico el número de monjas: Son más de 200, creciendo sus vocaciones a un ritmo nada usual en los tiempos que corren, el veinte por cierto de las monjas que hay en la Diócesis de Burgos, son Iesu Communio.

No es típica la edad: La media de ronda los 25-35 años.

No es típico el Monasterio de San Pedro Regalado, pues mengua en la misma proporción que crece el número de monjas, cediendo paso a nuevos edificios a su lado que se “comen” su equilibrio estructural.

No es típico el locutorio. Es una gran estancia circular, con una gran iluminación natural y dispuesta en dos gradas enfrentadas, de tal manera que en una de las gradas se sitúan las monjas y en la otra los familiares y visitantes; haciendo posible que unos y otros se vean a la perfección, facilitando así la cercanía, el dialogo y la familiaridad. A pocos metros del locutorio, en construcción, la nueva Iglesia que demanda el gran número de vocaciones.

Y no es tópico, o no debe ser un tópico, la alegría de quien es llamada a una vida consagrada, sino un gozo contagioso de Gracia.

Iesu

Me impactó verlas a casi todas juntas en el locutorio, impresiona el número, impresiona la edad y, reiterando, impresiona la alegría y la certeza de su opción que desprenden sus ojos, su sonrisa y sus testimonios. El diálogo monjas-visitantes es constante, las monjas cantan, incluso se arrancan por sevillanas, dejando perplejos a nuestros jóvenes cuya idea de una monja antes de venir, era, por desconocimiento, otra muy diferente.

Tras hora y media que pasó volando, nos avisan del comienzo de “la boda”. Boda con novias, las nuevas monjas. Boda con Novio, Jesucristo. Y boda con testigos e invitados, todos lo que allí asistíamos. Las novias recibieron su anillo de esposas y fueron coronadas con una tiara de flores blancas. Radiaban felicidad y amor.

Al acabar regresamos, de nuevo, al locutorio donde siguió la charla con las monjas y donde pudimos despedimos con dos deseos: compartir algún día otro momento con ellas y, contar todo lo que habíamos visto y vivido.

La Aguilera no deja indiferente a nadie, los hay entusiasmados con lo que allí ven, los hay incrédulos con muchos interrogantes, pero, sobretodo, pienso que los hay que todo es mucho más sencillo, pues saben que sólo sí es del Espíritu, será.

En Silos fueron apenas dos horas y cuatro en La Aguilera, pero nos parecieron días enteros. Al día siguiente visitamos las Edades del Hombre en Aranda de Duero, poniendo así fin a dos días muy intensos que ni los chicos, ni sus monitores podremos olvidar.

*Nota: la foto de las monjas de Iesu Communio no es de este sábado, pues no permiten fotos, pero doy fe que el locutorio estaba igual de lleno que en la foto reproducida.

Caja Rural Castilla-La Mancha – Donde Quieras
Compartir
Artículo anteriorLos niños y la televisión
Artículo siguienteTrasladan al hospital de Ciudad Real un caso sospechoso de ébola
En Tomelloso y a los 40, reaprendiendo que la vida es un peregrinar con mochila ligera, descubriendo que queda mucho camino por andar, que no voy sola y que cada paso es el primero hacia la meta. Aprendiz de muchas cosas, entre ellas de blogguera. Me gustan los retos, me encanta pasear, leer, una buena conversación, los buenos pensamientos y un buen vino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here