“Tenemos que intentarlo”, por Sandra Ruiz

0
Salones Epilogo

Había sido un gran día. Un día de risas, de charlas interminables, de paseos cogidas de la mano y miradas con química, una química que ya le gustaría al mundo entero sentir alguna vez.

Al final de ese día, allí estábamos, la una frente la otra, sin querer decir ni una palabra más porque sabíamos que si hablábamos sería para despedirnos. Y no sería una despedida común, sino que sería “la despedida”.

Sabíamos que era nuestro último día juntas y que, en ese momento, se creaban mil pensamientos en mi cabeza… Tenía que haberte besado más, tenía que haberte abrazado más, tenía que haber aprovechado más el tiempo contigo, tenía, tenía, tenía…

Vinicola Inline

Pero ya no había tiempo en el que retroceder, sabíamos que la primera que abriera la boca sería para decir adiós. Entonces, mientras abrías la boca para sentenciar ese momento, de lo más dentro de mí salió un “tenemos que intentarlo”.

Me sonreíste, me morí en tu sonrisa y me dijiste:

—¿Aunque sea una locura?

—Aunque sea una locura.

Caja Rural Castilla-La Mancha – Donde Quieras

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here