El taxi no se deja depredar

0
Salones Epilogo

Hoy ha habido huelga nacional de taxistas y concentración y manifestación en Madrid con la correspondiente repercusión en los medios. Hoy el taxi está en boca de todos. A estas alturas todo el mundo sabe que algo pasa con el taxi; mucha gente (no sé si todo el mundo) se ha hecho una composición, tiene una idea de qué está pasando en el sector del taxi. Lo que no estoy muy seguro es si esa idea es muy acertada, objetiva, si refleja lo que realmente la situación por la que está pasando el sector. Voy a intentar explicar lo que ocurre o lo que en mi opinión ocurre. Sin tecnicismos, sin entrar en articulados, reglamentos o engorrosas normativas, a ver si lo podemos entender todos.

Básicamente y resumiendo, por si tienes prisa: Una panda de tramposos, marrulleros, trapaceros… ¿delincuentes? con mucho dinero han venido con sus multinacionales domiciliadas en Holanda y sus cuentas corrientes en paraísos fiscales a engañar o a intentar engañar a todo cristo. Sí, a todos: taxistas, administración y usuarios. Al usuario y a los poderes públicos los seduce o intenta seducir con cantos de sirena, con informes pagados e inventados por ellos mismos; los taxistas son daños colaterales, o enemigos directos si no se dejan llevar, si no se dejan morir, si no se dejan depredar.

Llegan a la cola de la taquilla del concierto y se cuelan sin importarles las horas que otra gente lleva guardando turno; tiran de contactos para pasar sin pagar o saltan la tapia, rompen la alambrada y entran sin importarles si hay overbooking. Una vez dentro dan codazos y exigen a la organización que baje el precio de los cubatas y suba el volumen de la música, que cambie el horario, suba el precio de las entradas y quite la mitad de los porteros.

Vinicola Inline

Eso es lo que está pasando con el taxi, ese es el motivo de la movilización de hoy: la ley está para cumplirla y estos tramposos, marrulleros, trapaceros… ¿delincuentes? no solo se la están saltando, además quieren cambiarla; no solo se cuelan, dan codazos y mean fuera del tiesto, además quieren cambiar la ley para que no puedan llamarles la atención.

Si hay que abrir la puerta, primero habrá que ver por qué estaba cerrada, quien hay dentro y porqué y qué beneficios traería abrirla —los informes que te inventas no me valen—.

Si le das una patada a la puerta —como el señor Corcuera quiso hacer en su día—, saltas la tapia, rompes vallas eres un tramposo, un marrullero, un trapacero… un ¿delincuente?

Caja Rural Castilla-La Mancha – Donde Quieras

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here