Partido de vuelta de los octavos de final de la liga APBCLM que se disputó el pasado sábado a las 17.00 horas en el pabellón san Antonio. Los auriverdes tenían ante sí un difícil reto. No sólo les hacía falta ganar, también superar la desventaja de 19 puntos que se había producido en el partido de ida.

Salieron los locales muy enchufados al encuentro, con la idea muy clara de cortocircuitar el ataque forastero. Para ello, se dispusieron en una defensa mixta sobre el base visitante que en el primer encuentro de la eliminatoria se había mostrado como el motor de su equipo. Pronto toman la delantera los de Ramón Cañas, que sin alardes, sufriendo cada defensa y cada ataque, van abriendo distancia. Poco a poco, con las ideas muy claras y cimentando todo en la defensa, los auriverdes abren brecha en el marcador hasta alcanzar unos esperanzadores 12 puntos de ventaja al descanso, que bien podrían haber sido unos cuantos más de haber aprovechado números tiros libres que se fallaron en el tramo final del 2º cuarto.

Sin embargo, un maldito 3º cuarto condenó las opciones de los tomelloseros. A pesar de conseguir buenas posiciones a escasa distancia del tablero, se fallan los primeros ataques. Los bolañegos cambian de táctica, juegan más abiertos, sin obsesionarse en alimentar de balones a su base, sin abusar del pick and roll en ataque. Estiran su defensa y se convierte en una defensa individual que inician en cancha contraria presionando al base auriverde. Los atléticos se atascan en ataque y en defensa van perdiendo la claridad de ideas. Poco a poco la ventaja se va diluyendo hasta finalizar el cuarto con el marcador igualado. A falta de sólo 10 minutos por disputarse los visitantes juegan a placer, con los nuestros tratando ingenuamente de conseguir en 10 minutos lo que no se había conseguido en los anteriores. Sin embargo, el último cuarto fue de claro dominio visitante, pese a lo cual, al menos, se pudo salvar la honra y cerrar la temporada con una victoria demasiado agria. Fueron también unos minutos difíciles para Julián, que una vez certificada la eliminación consumaba su retirada de las canchas.

Es tiempo de valorar la primera temporada del primer equipo de la sección de basket de nuestro club. Sin duda ha sido decepcionante esta eliminación a las primeras de cambio. Pero esta decepción tampoco debe nublar el juicio y emborronar la evolución de una campaña en la que durante muchas jornadas se estuvo en lo más alto de la clasificación, más allá de las expectativas iniciales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here