paris

 

Tan solo lo infinito nos une,
algo más, puede ser, quizá
la voluntad de amar, de sufrir,
de beberse el mundo con la boca abierta.
París sabe de ti y de mí,
de nuestro silencio y nuestros envites,
de los desnudos y las promesas,
de la luz del mundo y la muerte calmada.
La visión es verte marchar lejanamente,
atrás el tiempo y la costumbre de pensarnos.
París sabe de ti y de mí.

© Miguel Á. Bernao

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here