Hola, soy yo, otra vez, por Cristina Fernández

0
Salones Epilogo

Hola, soy yo, otra vez.

No te asustes no voy a quedarme.

Vengo para traerte a ti…o a ti.

Vinicola Inline

A ti te llevo viendo perdida más tiempo del que nos hemos mirado, y a ti he encontrado en el baúl de cosas que un día cuide.

Pensé que tal vez andaríamos buscando la sonrisa que se nos borró y he estado haciendo bocetos con el rímel que nunca llevamos, ese que se corre cuando algo nos hace llorar.

Tu siéntate si quieres a hacerme de lienzo que te voy a dibujar feliz.

Como cuando yo te conocí.

Vamos a abrirnos de alma.

Lo único que puedo hacer es recordar donde acaba la soledad y empieza el olor a despierta.

Pero no, tú y yo hablemos si quieres.

Así en silencio no estás bien.

Vamos a recordar como era eso de discutir hasta que te hacen reír y dime que soy lo peor si te apetece.

Me da igual.

Algo me dice que la causa de nuestras ojeras es que no hemos vuelto a debatir sobre la vida y sus caminos, y de lo egoísta del ser humano.

Y tu escúchame bien en el hueco de tu clavícula todavía tienes sitio para unas palabras más. Para unas sonrisas más.

Yo voy a contar el cuento de lo mala que nunca fui.

Tal vez algún día deshaga la maleta y me quede un rato más.

He pensado que se nos ha olvidado como dibujar a alguien una sonrisa diferente cada día.

Que se nos está olvidando eso de ser, por querer que nos pinten el mejor de los paisajes.

Pero unas palabras nunca están de más.

Tu estas bien como inspiración, y tú eres buena como musa.

Pero siempre pinte gente desnuda, no sin ropa.. Si no sin mascara.

No como las últimas veces que posáis.

Y necesitáis quitárosla para vivir.

Y si lo que queréis  es leer una de mis teorías sobre la solución de algún laberinto;

Perdonaros y volver a sonreír. Vivir…

 

Caja Rural Castilla-La Mancha – Donde Quieras

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here