Francisca Aguirre: “Félix Grande soñaba que los hombres vivirían para ayudarse”

Con estas palabras ha definido al poeta fallecido su viuda en la capilla ardiente instalada en Tomelloso

"Félix Grande era un caballero andante que soñaba con que un día los hombres vivirían para ayudarse los unos a los otros y no para despedazarse entre

alcalde-paca-lupe

Fuente: hoy.es

“Félix Grande era un caballero andante que soñaba con que un día los hombres vivirían para ayudarse los unos a los otros y no para despedazarse entre ellos”. Con estas palabras ha definido al poeta su viuda, Francisca Aguirre, en la capilla ardiente instalada en la localidad de Tomelloso, en Ciudad Real.

En una entrevista con Efe, ‘Paca’, como la llaman sus amigos y también su marido, ha dicho que era un hombre “idealista” que creía que los seres humanos “debíamos tener ideales y vivirlos con hechos concretos, no con fantasías”.

El poeta, narrador, ensayista y flamencólogo, que falleció ayer en Madrid y será enterrado esta tarde en Tomelloso, pensaba que el pueblo merecía avances y que la vida se mantenía gracias a los hombres que viven de su trabajo y cumplen con sus obligaciones.

Su viuda ha destacado que admiraba a Pablo Iglesias y a la Institución Libre de Enseñanza, pero aparte era un artista, un librepensador al que le gustaban “mucho” las mujeres: “Yo y otras”, ha dicho con una sonrisa.

Francisca Aguirre, que estaba muy emocionada y no ha parado de recibir el pésame de amigos y conocidos durante toda la mañana, ha señalado que Félix Grande era un defensor “acérrimo” del flamenco, que “echaba babas, cuando oía a Bach, y lágrimas, oyendo a Shubert, y se le ponían los pelos de punta, cuando escuchaba los nocturnos de Chopin”.

Y que, además, “lloraba” leyendo a César Vallejo y se le abrían los ojos “como platos” cuando leía ‘El Quijote’.

“Paca”, que conoció a Félix hace sesenta años y ha estado cincuenta casada con él, ha destacado que su marido siempre fue un hombre de izquierdas, un “humanista” que siempre siguió la senda de su padre y de su abuelo, conocidos en Tomelloso como “los palancas”.

“Era igual que su abuelo: todo el mundo sabía que, cuando daba la mano, no hacía falta contrato, porque era un hombre de palabra, que no juzgaba a la gente por sus ideas sino por sus actos”, ha asegurado.

A Félix Grande no le importaba lo que pensara cada uno, siempre que sus actos fueran “decentes, honestos y dignos”, ha indicado “Paca”.
Su viuda también ha recordado su entusiasmo por la música y la guitarra y ha comentado que, cuando conocieron a Paco de Lucía, “Félix me dijo: ‘Paca, tengo que retirarme de la guitarra, porque al lado de este bicho no hay quien haga nada'”.

  • auditados-por-OJD1.png
  • gif-kirira.gif
    bodegas-verum-3.gif