Caja Rural Castilla-La Mancha – Donde Quieras

La última exposición de El Rinconcito conjuga la juventud de dos incipientes —y suficientemente preparadas—  artistas que apuntan maneras, que diría un taurino, Cristina Becerra y Raquel Castro con la experiencia de Rogelio Garrido,  un pintor consagrado. La muestra, que se inauguró este jueves, presenta al público una quincena de cuadros, elaborados con lápiz, bolígrafo y  en los que el realismo es la constante. La exposición llega a través del acuerdo de difusión de la cultura de El Rinconcito, Lanza y enTomelloso.com

Cristina Becerra aporta a la exposición obras en lápiz, de pequeño formato, en las que registra elementos antiguos, que tenemos presentes en el recuerdo. Así, una de las obras es una furgoneta de reparto de la panadería de Astilleros, que era de su abuelo y que mucha gente recuerda. Ha jugado, nos cuenta, con los valores del lapicero para diferenciar los planos buscando la sencillez. Cristina —al igual que Raquel— es alumna desde hace dos años de Rogelio Garrido, en ese tiempo ha aprendido mucho, nos confesaba y ha participado en otras dos exposiciones, la de El Rinconcito es la primera en Tomelloso. Cristina está cursando Bachillerato Artístico en la Escuela de Artes de Tomelloso. Asegura que el realismo le llama poco la atención, señalando que su camino artístico está en otros derroteros. Nos responde que no le gusta mucho el dibujo, que prefiere pintar directamente, a pesar de la insistencia de Garrido en la importancia de dibujar.

Raquel Castro presenta dibujos a bolígrafo con motivos netamente tomelloseros como la plaza o El Obrero.  La del boli es una técnica que no está muy vista, relataba, y que llama la atención, es por ello que Raquel lo ha querido usar para la exposición. Para la pintora el realismo es una forma de aprender y, al igual que su compañera, cree que sus derroteros artísticos van por otro camino como el expresionismo. También asiste a la Escuela de Arte y nos confiesa que se quiere dedicar a las artes.

Ambas pintoras destacan la importancia de la labor que lleva a cabo El Rinconcito en la promoción de los artistas emergentes, dándoles una oportunidad de mostrar su obra al público de Tomelloso. El hecho de que nuestra ciudad tenga una importante nómina de pintores es un acicate para mejorar.

Rogelio Garrido, por su parte, aporta a la muestra puestas de sol manchegas, al óleo, basadas en el color, como se dispersa la luz mediante el color. Garrido, que no para de hacer exposiciones y participar en concursos, trasmite a sus alumnas que esas facetas también forman parte del oficio de pintor. También trasmite a sus alumnas que “por desgracia” se tiene que amoldar a las modas artísticas del tiempo en el que estamos. El pintor confiesa que disfruta mucho con la experiencia de enseñar, a ellas y a otras más, que quieren aprender.

Nos adelanta que está preparando una exposición en Tomelloso en la que seguramente participen sus alumnas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here