Efectos secundarios, por Pedro Muñoz Plaza

0
Salones Epilogo

migrantes

Que complicado es todo, que difícil es no quedarse mirando los arboles que nos impiden ver el bosque —que nos los ponen delante aposta para que no veamos—. Que fácil es tirarse a la yugular del desgraciado que sufre las consecuencias de un mundo injusto, de dirigentes corruptos e inútiles que se dedican a hacernos la vida imposible a todos.

—¡¡Yo, yo, yo estaba antes!! jolines…

—¡Que se queden en su país! Siempre se les podía ayudar allí

Vinicola Inline

—Venga hombre, no seáis así. Siempre se ha dicho que donde comen dos, comen tres

Como en casa de uno, en ningún sitio. Aquello hace tiempo que dejó de ser un hogar, la casa de nadie. No vienen de su casa, vienen del infierno. Nadie ayuda a nadie allí. Miedo, odio, destrucción. Guerras y corruptos que le hacen la vida imposible a la gente es todo lo que queda. Por eso vienen pidiendo ayuda.

Vivimos en un mundo que permite hacer negocios de un extremo a otro del globo, con un sistema financiero que mueve billones al instante desde cualquier rincón del planeta, pero es incapaz de alimentar a un niño de Burundi; es incapaz de coger la mano de un niño sirio.

Industrias armamentísticas, energéticas, financieras y tecnológicas que generan gran parte del PIB mundial, que mantienen agarrados por las pelotas a gobiernos poderosísimos. Gobiernos que no entienden por qué los refugiados no se quedan allí, en su país. Matándose. Tan ricamente. Con las armas que les vendieron a sus corruptos gobernantes y que compraron con el dinero que ellos mismos les prestaron.

El llamado primer mundo, el rico, el que maneja la pasta es el que ha puesto las reglas del juego: libre circulación de capitales, monstruosas deudas impagables, materias primas baratas, mano de obra sometida y esclavizada… Paraísos fiscales… El niño de Burundi no es su problema, no es rentable; las armas que mataron a su padre, sí. La globalización, ¡que gran invento! Si no tuviera efectos secundarios no deseables…

Resulta sonrojante ver a los mismos señores que defienden a capa y espada el sistema, rasgarse las vestiduras por los papeles de Panamá cuando lo único que ha pasado es que ha salido a la luz algo que todo el mundo sabe —si le dejas la puerta abierta al gato, es para que pueda salir—. Sonroja ver como llaman a esa misma puerta pobres miserables muertos de hambre y miedo pidiendo ayuda, y levantan muros, gasean, apalean y pagan matones para quitarse de encima el efecto secundario de los refugiados; como señores feudales de la edad media.

A veces, la avaricia rompe el saco. A veces, la miseria, la violencia y el miedo se les va de las manos y desborda previsiones… Y los efectos secundarios se tornan insoportables. Y en eso estamos.

Caja Rural Castilla-La Mancha – Donde Quieras

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here