Yeguada Los Arcangeles

El Atlético Tomelloso conseguía el pasado domingo ante el Villarrobledo una victoria que no había soñado ni en sus mejores sueños ya que el partido salió redondo en todos los aspectos. El Paco Gálvez registró la mejor entrada del curso, el equipo hizo un partido completísimo en ataque y en defensa, logró su tercera victoria consecutiva y acabó con el cartel de invicto de un equipo que llegaba líder y que puso, por momentos, las cosas difíciles a los auriverdes.

Después de un buen primer tiempo, donde solo faltó el gol, Ureña abría la lata a los diez minutos de la reanudación desde el punto los once metros por un penalti cometido sobre él mismo. Seis minutos después, el Atlético Tomelloso hacía una contra de libro tras un robo de Manu Monteagudo. Loren ponía un balón en largo para Gallego y el capitán se llenó de generosidad para ponerla en el segundo palo a Del Barco y hacer el segundo. Ya en la recta final, Manu Monteagudo se vestía de estrella para pegarse una carrera de área a área y hacer honor a su característica de jugador ‘box to box’. El albaceteño, tras una carrera de 80 metros, se plantó dentro del área, controló el balón y cuando fue a pegarla fue derribado por José Carlos. El mismo Monteagudo hacía el definitivo 3-0 desde el punto de penalti.

Satisfecho

Vinicola Inline

Tras el partido, Darío Martín se sentía satisfecho por el partido de los suyos y por el resultado, pero sobre todo, “por la actitud de los chavales y porque han salido muy concienciados desde el minuto uno”. En este sentido, no dudaba en reconocer que “hemos jugado, posiblemente, contra el mejor equipo ya que así lo dice la clasificación y los resultados cosechados hasta la fecha”.

Señalaba el técnico auriverde que “habíamos cosechado resultados injustos hasta la fecha, pero esta victoria hace referencia a ese tópico del fútbol que dice que unas veces te dan y otras te quitan, es decir, que ni antes éramos tan malos ni ahora somos tan buenos”. Sea como fuere, Darío reconocía que “estamos en una dinámica positiva en todos los aspectos; en juego, en resultados…”.

Cuestionado por el rival, el preparador auriverde solo tenía palabras de respeto hacia el equipo roblense. “El Villarrobledono me ha defraudado para nada. Es un gran equipo que se ha reforzado muy bien y que está muy bien trabajado y seguro que va a estar peleando por ser campeón”.

Volviendo al encuentro, el de Calzada aseguraba que una de las claves estuvo “en mantener la línea alta de competición y trabajo durante los noventa minutos” y rompía una lanza en favor de los suyos al señalar que “los cambios también aportaron mucho, es decir, que son los jugadores los que hacen buenos los cambios y no el entrenador”. Ya por último, y siguiendo con sus pupilos, Darío comentaba que “no he visto ninguna estrella sobre el terreno de juego; he visto once currantes con una misma idea y con un mismo objetivo”.

Además, no se quería olvidar de la afición, pieza clave para conseguir la victoria ante el líder. Por eso, el mister daba las gracias porque “la afición nos ha ayudado mucho para volver a ganar y por eso, hoy (por el domingo), hay que dar las gracias”.

Caja Rural Castilla-La Mancha – Donde Quieras

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here