Seguros Soliss

Uno de los motivos fundamentales a la vez que justos y lógicos,(existen otros de mayor calado), que me llevan a creer en una existencia posterior que compense a la que ahora nos traemos entre manos es que en ésta los humanos disfrutamos o padecemos de suertes muy dispares sin haberlas comido ni bebido no sabiendo en realidad porqué; desde aquellos que tienen una corta vida, en algunos casos sin llegar a respirarla, hasta los que nunca supieron que fueron seres humanos, pasando por toda una amplísima gama de circunstancias personales.

Sin embargo, la intención de este escrito no es la de ser para nada transcendente. Por eso les comentaré a renglón seguido y en otro tono que existe gente con toda la suerte del mundo, aquellos que siempre obtienen premios sin haber jugado nunca a nada, a los que siempre les acaba tocando algo o mucho, y lo más admirable y sospechoso, siempre también antes de que se celebre el sorteo; ellos saben cómo y nosotros creo que también; son los “listos de la clase”.

Después de esta gente “tan guapa” en esto de tener suerte, se encuentra el gran pelotón de comunes que engrosa la “zona media”, donde los éxitos y fracasos en la vida se reparten de una forma muy diversa y distinta medida.

Vinicola Inline

Sin embargo nos encontramos con personas que son auténticos cenizos, cenizos de nacimiento, vidas que son cadenas más o menos largas de auténticos despropósitos, son aquellos a quienes la mala suerte los tiene rezagados en su pelotón de cola, olvidados allá a lo lejos.

Y como muestra un botón. El caso de un ciudadano del Reino Unido que se ha tirado nada menos que veintisiete años de su vida en la cárcel por un delito que ahora se ha podido confirmar no cometió y el pobre hombre en el colmo de la mala suerte, al salir de la cárcel y cruzar la calle fue atropellado por un taxi.

No me digan que no es difícil acertar esta “Primitiva”, toda una demostración de lo que les digo, que existen loterías en las que te dan el premio sin jugar un duro y en este caso que refiero el “agraciado” enganchó dos seguidos. Aunque siempre habrá quien justifique tan desafortunados hechos; un hipocondriaco por ejemplo, diría que esto sucede por poner puertas de salida en las cárceles y además situarlas en sitios de mucho tráfico y Murphy también lo justificaría: La luz al final del túnel es la del tren que viene de frente; en el caso de este pobre hombre fueron las luces del taxi las que se le vinieron encima…de frente o de soslayo, que en este caso como en la Primitiva los números que salen son lo de menos, el caso es que sean desgraciadamente los jugados.

Caja Rural Castilla-La Mancha – Donde Quieras

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here