Carta a la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Tomelloso / Argamasilla


estacion

Mis muy queridos amigos:

Vaya, como inicio (y/o salutación) mi más sincera enhorabuena por el trabajo que, hasta la fecha, vienen desarrollando por la (justa) reivindicación de la integración ferroviaria de Tomelloso-Argamasilla.

Luchan ustedes por recuperar una tradición que, en lo que a Tomelloso concierne, se inauguró con la llegada, el 10 de septiembre de 1914, del primer tren (previamente, el 15 de enero de ese mismo año, con todo lujo de personalidades y boato, se inauguró el ramal Tomelloso-Argamasilla de Alba y se narra que el primer tren, en pruebas, pisó Tomelloso el 20 de julio de 1913) y que, desde 1985, nos mantiene en una orfandad que obstaculiza el crecimiento y el desarrollo de nuestras ciudades.

Como estandarte publicitario de sus proclamas (que son la manifestación de las de dos municipios que no han dudado, en repetidas ocasiones, en salir a la calle para reclamar lo que entienden que es de Justicia) vienen ustedes publicando una revista/fanzine titulada “La Estación” que ha contado con importantes colaboraciones.

Su publicación se abre como una tribuna desde la que importantes figuras (principalmente de la cultura, una faceta que es el santo y seña de nuestras tierras. No en vano, fue gracias a un hombre de la cultura, un emprendedor y adelantado a su tiempo, Francisco Martínez “El Obrero”, gracias al que nuestra localidad pudo disfrutar del ferrocarril) han comprometido sus palabras (y obras) en la lucha y apoyo a esta iniciativa.

No cabe duda de que la empresa, como todas de este calado y envergadura, dista de ser sencilla y, además, cuenta con dificultades que se imbrican en el siempre embrollado juego político (ése que nos ha hecho soportar a multitud de gobernantes, de todo signo, comprometiéndose y no observando su palabra o, directamente, desoyendo la necesidad mediante la fórmula de estilo del “hoy no toca” [hasta ahora, nunca ha tocado]).

Pero, lo más relevante, ahora que ya han cambiado los Gobiernos locales, autonómicos y nacionales tantas y tantas veces desde el comienzo de esta lucha, es que la llama de la reivindicación no se apague y cale, de manera honda y patente, en el espíritu de los ciudadanos de Tomelloso y Argamasilla.

Solo de esta manera, peleando juntos, unidos, sin importar los colores políticos o los intereses particulares, podremos presentar, de una manera firme y adecuada, la verdadera necesidad del tren en nuestras localidades.

Ustedes colaboran (y mucho) a ello.

Suerte. Ojalá veamos que las vías vuelven a hollar suelo tomellosero y argamasillero. 

El conductor del coche escoba

Acerca del autor

El conductor de coche escoba

Escribe un comentario

Click para comentar

  • auditados-por-OJD1.png
  • bodegas-verum-3.gif
    fercam-2017.jpg
    gif-kirira.gif