Yeguada Los Arcangeles

Estrella

Mi querida amiga:

Reconozco que, por determinadas premuras (derivadas, en lo sustancial, del seguimiento de la actualidad y de la reparación de determinadas deudas que se hallaban pendientes), esta misiva se ha ido postergando más tiempo del que, en justicia, era debido.

En todo caso, y a resultas de las muy recientes entregas a la Fundación Kirira, del premio “Corazón de la Mancha”, que  la emisora ONDA CERO promociona, y del accésit del premio “Blas Infante”, auspiciado por el Ayuntamiento de Casares, estas letras vuelven a bañarse de ese común reconocimiento para la labor que su organización desarrolla.

Vinicola Inline

En un mundo como el actual, tan interconectado y, a la vez, tan ajeno, sus iniciativas, Sra. Giménez, adquieren una preponderancia extrema. La mutilación genital femenina en África (en cualquier lugar del mundo, en suma) es un problema que debe inquietar (y preocupar) a los demócratas, toda vez que supone un ataque desmedido (e inmisericorde) a la libertad y que, además, revela un claro componente machista (enfocado hacia el propósito de eternizar el dominio masculino y la quieta sumisión femenina).

Por ello, su labor de publicidad del asunto es tan importante, porque nos impide obviar una realidad existente y dolorosa (al tiempo). Una actuación que conjuga el lado más tenebroso del ser humano y de sus esferas de poder.

Pero, incluso por encima de ello, Fundación Kirira desarrolla una tarea de más largo alcance, cual es la de concienciar e informar sobre la realidad social de los países en los que combate esta lacra de la ablación.

Así, desde el profundo análisis y entendimiento de la realidad socio-cultural de dichos entornos se puede actuar de un modo que no pueda resultar ofensivo o de indebida intromisión. Además, este comportamiento es tanto más loable por dos aspectos: el primero, el relativo a que se ejercita en estados que, en la mayor parte de las ocasiones, se hallan inmersos en conflictos bélicos y, en segundo lugar, porque para su expansión, Kirira se apoya y colabora con los propios colectivos locales, primeros afectados y, a la vez, máximos interesados en encontrar una solución al problema.

Por todo lo anterior, y especialmente por recordarnos que nuestro mundo no se acaba en los estrechos límites de la modernidad y sofisticación de los países occidentales, gracias, Sra. Giménez (y a todo el equipo que, con un espíritu comprometido y desprendido, ofrecen su tiempo y sus fuerzas en una miríada de actividades que sirva para atraer fondos en esta noble lucha).

Esperemos que, con la ayuda y colaboración de todos, llegue el día en el que su propósito principal (erradicar la mutilación genital femenina) se vea cumplido.

El conductor del coche escoba

Caja Rural Castilla-La Mancha – Donde Quieras

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here