Pirata, por Fernando Reviriego