ante el mar

La lluvia del invierno sobre los tejados
los parabrisas y los sombreros de copa,
húmeda, tan húmeda como la lengua
que acaricia tu cuello lentamente
invitándote a cruzar la frontera del frío.
Un nuevo año detrás de este instante
sumidos en el olvido del tiempo
clausurando la noche con llaves de plata.
Hubiera preferido amarte ante el mar
en el verano donde aún crecíamos
sin el deseo de entender el paso del tiempo.

© Miguel Á. Bernao

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here