Almas vagabundas, por Macarena Ruiz de AGustín

No estoy segura de lo que voy a escribir a continuación… Simplemente me dejaré llevar.

¿Dónde estoy? …
Realmente no pinto nada aquí.
No encajo en este vaivén de emociones.
No soy quien realmente debería de ser cuando estoy entre estas paredes.

Me encuentro aquí… acompañada de tan sólo la tenue luz de mi habitación, conformada de las únicas cuatro paredes en las que poder evadirme.
Pensando… en el afecto… en el cariño perdido…

Busco un te quiero silenciado, cobarde y mudo.
Un te quiero que no ha sido pronunciado…
Que no ha sido escuchado.

No encuentro el apoyo necesario.
Vuestros brazos no pueden ser ya mi refugio.

Y me pregunto dónde está ese abrazo tan ansiado.
Ese que consigue hacerte perder el miedo,
en el que encuentras la paz y el consuelo necesario.

No sé dónde están todos esos recuerdos…
¿El viento se los ha llevado?

Y me pregunto dónde irá a parar todo ese afecto vagabundo
que camina sin destino alguno.

¿Dónde quedaron vuestras risas?
¿Y vuestra felicidad?

Vuestras ganas de luchar…

Vagabundos sin alma…
Alma vagabunda…
Viendo vuestra vida, prisionera,
encerrada en un absurdo pasar…
Y pasa el tiempo.

Almas perdidas…
Y vosotros… perdidos,
sin rumbo y a destiempo.

Rostros tristes,
lágrimas incansables,
cobardía reprimida
tras la impasibilidad
y lágrimas escondidas
tras tu rostro…

Desconfianza… inseguridad…
Habitaciones frías…

… Soledad…

Vagabundos sin alma…
Almas vagabundas.
Dejando pasar vuestras vidas,
sin saber cerrar las heridas.

¿Dónde iréis a parar?

Almas perdidas…
Y vosotros, perdidos…
Sin conseguir superar vuestros miedos.

Acerca del autor

Divagando entre líneas

Divagando entre líneas...Un grupo de chicas, con caminos y metas totalmente diferentes, a las que la vida, la suerte o la casualidad —llamarlo como queráis— alía.

Escribe un comentario

Click para comentar

  • auditados-por-OJD1.png
  • gif-kirira.gif
    bodegas-verum-3.gif