Ahora, que en un segundo
deseas que te ame sin premura,
cuando la noche ya ha despojado
las estrellas entre los horizontes
donde el sentimiento se estancó
en los iguales y piadosos corazones,
ahora, cuando ya todo se recuerda
y nada se enquista en la memoria,
quizá vuelvas para facturar el baúl
donde se guardaron las promesas
y a la luz de las velas, bebas de los labios
que en el tiempo del indolente olvido
sellaron de carmín tus afligidas penas.

Ahora, que en un segundo lograré amarte
y sentirte en la inmortalidad de todos mis poemas.

2012010547amor-eterno_int

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here